María Teresa Herrán, conocida por su recorrido como periodista y sus luchas en pro de la ética en esta profesión, docente varias veces en facultades de periodismo y de derecho y autora de numerosos artículos, ensayos y libros sobre la opinión y la ética en el periodismo, entre otros temas, es amante del arte en todas sus manifestaciones, ya sean las artes visuales, la fotografía, lo multimedia, etc.

Desde los 19 años se ha dedicado al arte como una actividad íntima que nunca antes quiso compartir. Comenzó pintando óleos y con acrílicos.

Para ella, una persona hace arte por su manera de observar y de buscar sentidos entre los objetos, las personas y uno mismo, pues detrás de todo hay una ética, como si fuese un estado de ánimo, y ese estado es el que lleva a satisfacer la necesidad de creatividad y la mejor comunicación, entendiendo así que el arte es una extensión de la palabra.

A diferencia de muchos intelectuales o críticos del periodismo y el arte, en la vida de esta mujer, el periodismo y el arte son indisolubles. Halló la relación entre los dos cuando se dio cuenta de su obsesión con los troncos, así como se obsesionaba cuando era periodista. Por ello concluye que su carrera ha nutrido esta etapa, en la que se dedica a observar, pensar y pintar.

Hace seis años, en una de sus “eternas caminatas por la finca”, se fijó en los troncos caídos que se cruzaban en su camino, a tal punto que se apasionó por ellos a causa de su forma de verlos: encontraba diferentes sensaciones en los troncos. El odio, por ejemplo. Y aquello que iba descubriendo quiso representarlo utilizando colores sobre ellos. En unas de sus series utilizó los grises como forma de abstracción de conceptos pintando, entre otras cosas, una serie cuyo centro es la identidad y otra cuyo centro es la depredación (refiriéndose a la desgracia de la minería y la explotación de petróleo en Colombia). Tiene gran cantidad de series que aún no expondrá, como una cuya denominación es Rostros. También tiene pensadas algunas para hacer a futuro y aclara que irá realizando series según encuentre motivaciones, porque, dice, en el arte ocurre lo mismo que en el periodismo: si el periodista no está motivado, no va a continuar un camino de búsqueda.

 

Troncos, Galería Cero, 11 a.m. a 7 p.m., hasta el 17 de diciembre. Calle 80 Nº 12-55, Bogotá.

, Una vida de periodismo y arte, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/una-vida-de-periodismo-y-arte-articulo-670207, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/feed, ELESPECTADOR.COM – Zodiaco, Cultura,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza – protección ambiental