Cuenta el viaje en carruaje entre Rouen y el puerto de Dieppe, de un grupo de personas que huyen del invasor. Entre ellos viaja una cortesana de gordura prematura apodada Bola de sebo.

Durante el trayecto, se desnuda la hipocresía de los burgueses, quienes se niegan a cruzar palabra con ella. Pero el hambre hace que se doblegue su altivez, y aceptan compartir la vianda de alimentos que Bola de sebo lleva consigo.

Al caer la noche, el carruaje se detiene en el Hotel del Comercio, en donde el general prusiano hace la propuesta indecente de dejarlos partir al día siguiente, siempre y cuando Bola de sebo pase la noche con él. Inicialmente ella no acepta la propuesta, pero al tercer día, y ante la zalamería de los demás pasajeros, cede.

El viaje continua hasta Dieppe, pero en lugar de agradecer a Bola de sebo por haberlos salvado, la castigan con el desprecio y la indiferencia, motivo por el cual ella termina llorando en silencio.

, Reseña del libro "Bola de sebo", de Guy de Maupassant, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/resena-del-libro-bola-de-sebo-de-guy-de-maupassant-articulo-667853, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/feed, ELESPECTADOR.COM – Zodiaco, Cultura,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza – protección ambiental