En el año 2014, en un bar, tras la plática de dos amigos (Pablo Marroquín y Hárrison López) sobre sus proyectos musicales, “proyectos en el tintero”, diría Pablo Marroquín (voz principal de la banda), nació Punto D’Incontro (PD’I) con la siguiente premisa: “encontrarnos en ese punto donde logremos separarnos de este mundo repetitivo, asfixiante y sin sentido, viviendo nuestros espacios y momentos de escape sin miedos, sin prejuicios, sin imposiciones, con amigos, como comunidad; haciendo y escuchando música para vivir bien, como debe ser”.

Con el fin de rescatar los sonidos jamaiquinos de los años sesenta, e influenciados por música de la isla y por agrupaciones como The Skatalites, The Slackers, Los Fabulosos Cadillacs, Los Elefantes y ritmos como la salsa, el rock, el blues, el punk y el bossanova, fusionando ritmos caribeños, la banda bogotana interpreta ska tradicional, rocksteady y reggae. De tal modo, PD’I logra introducirse en la evolución del ska, revalidando sonidos como el ska-jazz y el ska-punk en una mezcla de voces explosivas y sonidos infiltrados que se adhieren en la mente de quien los escucha, como un sonido pegajoso que nadie quiere dejar de oír.

Punto D’Incontro está conformado por Pablo Marroquín (voz y guitarra), Javier Gutiérrez (bajista), Daniel Barón (voz y guitarra), Betho García (voz y teclado), Óscar Barón (batería), Felipe Mosquera (saxofón) y Andrés Galicia (trombón). La banda adoptó su nombre como referencia del espacio en el que sus integrantes se aíslan de la rigidez y la monotonía del día a día para hacer música, tornando así a Punto D’Incontro como una banda cuyo nombre va a contracorriente de la rutina, como una manifestación de protesta hacia las personas que dejan de lado espacios para relajarse y escuchar un buen disco porque solo tienen tiempo de cumplir con sus obligaciones.

Sus letras, algunas en español, otras en inglés, son una reflexión acerca de todo lo que estos artistas diariamente ven o escuchan por accidente. Las profundidades del pensamiento del ser humano, aquello que lo hace soñar, aquello que no lo deja dormir, aquello que lo mantiene vivo, el amor, el desamor, los recuerdos, la república, los atardeceres, la vida, la muerte, la paz, la guerra, la política y la libertad son algunos de los tópicos que Punto D’Incontro menciona y/o denuncia en sus canciones, demostrando que la música, como arte que es, se acepta como un vicio capaz de curar el alma de cada oyente y como una vía de escape hacia el encuentro entre la sociedad, la esperanza y la luminosidad.

Los logros más reconocidos de PD’I han sido en el 2015, cuando participó con tres canciones en la banda sonora del documental ¿Nos vemos en la ciudad? Recorridos y transformaciones juveniles, mismo año en que se destacó por su actuación en el cierre del XIII Festival Internacional de Teatro y Arte Popular, y en el que ganó el Festival Internacional AntiRoscas, que promueve nuevos grupos de géneros alternativos en Colombia y les ofrece chances para internacionalizarse. Actualmente, la banda se dedica a grabar su primer álbum y se prepara para visitar México, según lo anunciaron en sus redes sociales. La última presentación de Punto D’Incontro fue el pasado 3 de diciembre en la Academia de Artes Guerrero, en Bogotá.

, Punto D’Incontro, una banda en contra de la rutina, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/punto-dincontro-una-banda-contra-de-rutina-articulo-668990, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/feed, ELESPECTADOR.COM – Zodiaco, Cultura,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza – protección ambiental