El Premio Biblioteca de Narrativa Colombiana (PBNC) entró en la última etapa de su tercera entrega con la definición de los tres finalistas. Entre Patricia Engel, Santiago Gamboa y Ricardo Silva Romero está el escritor colombiano que recibirá, el miércoles 25 de enero, el galardón que entregan EAFIT, Caracol Televisión y Grupo Familia, en el marco del Hay Festival Medellín.

Patricia Engel -nacida en Estados Unidos, de padres colombianos- está en la final gracias a Vida, un libro de cuentos en los que la protagonista tiene siempre el mismo nombre; el cual se desarrolla como una “novela de formación”. Héctor Abad Faciolince, director de la Biblioteca de la Universidad EAFIT y uno de los gestores del PBNC, señala que el libro es una traducción del inglés al español (posibilidad contemplada por las bases del Premio). Si bien la mayoría  de los relatos transcurren en Estados Unidos, las historias tienen múltiples referencias a Colombia y a la inmigración latina. La idea del regreso y del país de origen son una imagen permanente en la madre de la protagonista.

La escritora Engel, hija de bogotana y antioqueño, es licenciada en francés e historia del arte de New York University y es magíster en narrativa de Florida International University. Entre sus libros están No es amor, es solo París, y Las venas del mar. Sobre los cuentos de Vida la autora dice que lo femenino, lo latino y la migración están fuertemente entrelazados: “Las tres temáticas predominan, con variaciones, a lo largo de los relatos. En todos hay inmigrantes y estos, en sus recuerdos, expresan la nostalgia por el país de origen o por el país y las raíces de sus padres. En varios de los cuentos, como Lucho, Vida y Madre Patria, los inmigrantes son latinos y colombianos que no se han asimilado por completo, o no desean hacerlo, en el país a donde emigraron. Siempre está la conciencia de otredad. De no ser de aquí, ni ser de allá.”

Por otro lado, está Historia oficial del amor de Alfaguara, con una temática familiar. Se trata de la novela claramente autobiográfica que escribió Ricardo Silva para narrar fragmentos de la vida de sus progenitores durante casi un siglo. La historia, que se cuenta de adelante hacia atrás, con inicio el primero de enero de 2015, incluye la narración de la muerte de su tío Romero Buj, asesinado por disputas entre facciones de extrema izquierda. Además del paso de la gloria a la decadencia de su abuelo, el líder liberal Romero Aguirre.

“Creo que la historia de mi familia desde mis hijos hasta mis abuelos, que es lo que cuenta hacia atrás Historia oficial del amor, es semejante a la de muchas familias colombianas, si no a casi todas, porque en Colombia nos hemos visto obligados a vivir de puertas para adentro y a hacer familias muy fuertes -familias en el mejor y en el peor de los sentidos- porque la mezquindad no nos ha permitido montar una sociedad solidaria y dispuesta a la convivencia antes que a cualquier cosa, y ha sido claro para todos que no podemos acudir al Estado y ha parecido que se sobrevive y se logra cierta felicidad a pesar del país. Es curioso: barremos la puerta de nuestra propia casa, pero el barrio no está limpio porque es allí donde botamos toda la basura”, reflexiona Silva, reconocido por su trayectoria literaria gracias a novelas como El libro de la envidia –con el que fue finalista de la primera edición del PBNC-, El espantapájaros, El hombre de los mil nombres, poemas, relatos y por sus columnas en los periódicos El Tiempo y El País (España).

De la otra novela en competencia, Volver al oscuro valle, Héctor Abad destaca que el autor logra entrelazar historias de protagonistas muy diferentes con curiosos ecos y resonancias. El escritor de la obra, Santiago Gamboa, explica que “los personajes se ven envueltos en una aventura que los hace regresar de Madrid a Colombia para cumplir una venganza. Los tres personajes principales son Manuela, Tertuliano, el gurú de una extraña secta neo nazi ambientalista, y el poeta francés Arthur Rimbaud. El centro de la novela es la idea del regreso a algún lugar del mundo… ¿Para qué? Para vivir la vida de otro modo. Para ser libre o feliz. Para reanudar las tareas olvidadas y tal vez perdidas”.

La calidad literaria de Gamboa fue distinguida en 2009 con el Premio La otra orilla, entregado por el Grupo Editorial Norma, a raíz de su libro Necrópolis. También fue finalista del Premio Rómulo Gallegos en 2007 con El síndrome de Ulises. Entre sus novelas más recordadas está Perder es cuestión de método, llevada al cine por el director Sergio Cabrera.

El jurado del PBNC, presidido por la periodista y escritora Leila Guerriero, dará a conocer el nombre del ganador el próximo 25 de enero a las 6:30 p.m., en una ceremonia que se realizará en el Auditorio Fundadores de EAFIT (entrada libre), en desarrollo de las actividades del Hay Festival. Los otros jurados son Mauricio Vélez (docente de literatura en la Universidad), Gloria Rodríguez (bibliotecaria), David Escobar (empresario) y Mario Jursich (editor y escritor).

En esta edición del premio -ganada la primera vez por Juan Esteban Constaín con El hombre que no fue Jueves, y en la segunda; Andrés Felipe Solano Mendoza con Corea, apuntes desde la cuerda floja- se postularon 126 publicaciones de 50 editoriales que debían cumplir con el requisito de presentar obras de autores colombianos, publicadas entre el 1 de diciembre de 2015 y el 30 de noviembre de 2016.

En diciembre se anunciaron 11 clasificados entre los que se escogió a los tres finalistas. El ganador recibirá un diploma, una obra del escultor colombiano Hugo Zapata y 40 millones de pesos. Los otros dos escritores finalistas recibirán cada uno un diploma y 5 millones de pesos. 

, Patricia Engel, Ricardo Silva y Santiago Gamboa, finalistas del Premio de Narrativa Colombiana, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/patricia-engel-ricardo-silva-y-santiago-gamboa-finalist-articulo-674140, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/feed, ELESPECTADOR.COM – Zodiaco, Cultura,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza – protección ambiental