Hacer o pintar mandalas es una actividad que motiva más a adultos que a niños. La necesidad de encontrar paz o liberar el estrés ha hecho de esta práctica oriental una de las más populares en los últimos tiempos, a tal punto que los libros para colorearlos son de los más vendidos en las librerías.

Para pintar un mandala se necesita más que colores. El proceso de creación debe estar acompañado de un ambiente tranquilo, en silencio, o por lo menos que permita a la persona entrar en un estado de comprensión interior. 

Esto, debido a que su elaboración es un proceso de introspección y conexión,que más allá de relajar y liberar las tensiones, permite a cada persona definirse por sus alegrías, miedos o aspitaciones. 

Los mandalas fueron introducidos en occidente por psiquiatra Carl Jung, quien incluyó esta actividad dentro de los estudios sobre las representaciones del alma humana. De acuerdo con él, estos dibujos, que en sánscrito significa círculos, son “figuras establecidas tradicionalmente, que no solo se pintan o se dibujar, sino que también reciben forma corporal”.

Para muchos la forma en las que se elaboran tiene un significado, así como los colores que se empleen en su realización. Para la diseñadora mexicana Daniela Rivera Zaraías, quien acaba de publicar el libro para pintar “Los caminos al color”, el rojo simboliza el valor y el coraje; el naranja es alegría y entusiasmo; el amarillo es purificante; el azul se asocia con la estabilidad; el verde inspira pureza y armonía, y el blanco simboliza luz e inocencia.

Además, considera que colorear permite desconectarse y “considerar un ‘mientras’, para dedicarlo a no pensar y a sanar tu vida emocional”.

“Los caminos al color” además de espacios para pintar en los que aparece un pequeño personaje en diversas circuntanscias, también se encuentra en cada hoja una frase de superación personal, tema que ha motivado en varias ocasiones a su autora.

Los más beneficiados con este tipo de actividades son quienes buscan un espacio de tranquilidad, padecen de ansiedad, tiene un carácter nervioso, pensamientos negativos recurrentes, los niños con problemas de concentración o para quienes buscan disfrutar de una actividad recreativa y lúdica.

, Mandalas para el tiempo libre, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/mandalas-el-tiempo-libre-articulo-654435, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/feed, ELESPECTADOR.COM – Zodiaco, Cultura,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});