En cualquier calle de la ciudad, no muy lejana a la realidad urbana, un edificio que en su contenido refugia a varios artistas en plena acción originada de la investigación en donde sus nociones artísticas cobran vida. A través del arte de la acción performática, de actividades educativas o de intervenciones y acciones artísticas que invitan a la ciudadanía a tener un concepto más amplio sobre la cultura, se sumergen colectivos, talleres de artistas y gestores conocedores de esa trascendencia cultural que, con alguna ignorancia, la sociedad bogotana desconoce como punto de suma importancia para la convivencia sana y pacífica.

Del 13 de octubre al 11 de noviembre, se establece La República, un circuito cultural creado con el fin de salirse de aquel círculo de arte que durante esta fecha se vive en la capital y que pretende darle otro sentido al arte, teniendo como principal ingrediente la participación y la acción dentro de lo público. En su titulación, un juego de palabras aglutina directamente al público, siendo este el tema a resaltar y no teniendo ninguna clase de discriminación dentro de este circuito que se lleva a cabo en varios espacios de la ciudad.  Sus organizadores: Colectivo Atempo, Bogotart, Bogotá Grafitti, La Favorita, Paul Gall y miembros de La Chatica: Centro de investigación y producción de arte, entre otros, se dieron la tarea de durante tres meses preparar este circuito que ha dejado una gran experiencia frente a un contexto cultural que pertenece a cada uno de los habitantes de la ciudad.

“Durante La República nos hicimos la pregunta: ¿La naturaleza del arte es pública? continuamente nos preguntábamos si nuestra acción artística es para regalársela al mundo y poder compartir una serie de conocimientos. Pareciera a veces que la cultura estuviera fuera de la enciclopedia universal, pero realmente estamos muy adentro”. Cuenta Mateo Ayala miembro del Colectivo Atempo y uno de los organizadores de La República sobre una noción de suma importancia que es manifestada con actos artísticos.

La Chatica es un espacio ubicado en el centro de Bogotá y que hace dos años fue adquirido por varios artistas después de que aquel edificio se encontrara abandonado, estos artistas decidieron convertirla en un centro de creación y de acción a partir del arte que actualmente hace parte de La República como su sede principal.

En una de sus habitaciones maniquíes intervenidos que hicieron parte de una acción realizada por el Colectivo Atempo en el espacio público de la Universidad del Rosario en la que se reflexionó sobre la cultura visual de cómo nos vemos y cómo vemos a los demás. El taller La Favorita quienes se sumaron a este evento, dentro de su espacio intervinieron el suelo con un mapa de la localidad de Ciudad Bolívar teniendo como datos puntuales los estigmas que hacen referencia a la inseguridad, daños ambientales y problemáticas culturales que se perciben en esta localidad, una investigación que desató una serie de talleres dirigidos a jóvenes del sector mediante la creación de piezas artísticas.

En el tercer piso del edificio, se encuentra la exposición temporal que reúne el trabajo de más de setenta artistas urbanos. Uno de los proyectos a resaltar es el realizado por el Colectivo Atempo titulado “Entre árboles” una intervención hecha por distintos artistas reconocidos de arte urbano y que tomando fragmentos de madera encontrados en las calles de la ciudad, se intervienen con la imagen de alguna especie en vía de extinción dentro de los páramos y los ecosistemas colombianos.

“Yo considero que el arte es una herramienta integral y desde allí planteamos una mirada hacia lo ecologista o hacia una visión urbanista y de esta manera, poder compartir una experiencia con el espectador en donde queremos que se lleve algo, que sea curioso para poder descubrir este mundo que se vive a diario y que es la misma cultura”. Comenta Mateo miembro de Atempo.

Los talleres son una parte fundamental dentro de este evento, son tal vez la clave para que esa experiencia cultural cree nuevas conciencias hacia públicos interesados y que a través del arte se visibilicen problemáticas y posibles soluciones dentro de la ciudad. Los miércoles las actividades estuvieron enfocadas en la participación, en este espacio se contó con charlas como “Diálogos en común sobre gestión cultural y pedagogías artísticas” en la que la participación del público tuvo gran trascendencia; mientras que los viernes, los talleres abiertos y la música fueron la atracción de La República teniendo talleres como “Guerrilla garden” en el que a través de la siembra por parte de conocedores de la agricultura urbana, se compartieron conocimientos sobre el tema.

“Aquí la situación es de retroalimentación, todo el tiempo nos estamos llenando y sustentándonos del contexto de las situaciones del país, que no te dejan estar tranquilo en el sentido de que no estar en la zona de confort te mantiene todo el tiempo cuestionándote… En las charlas decíamos que el artista, el pensador o el que está todo el tiempo preocupado por la realidad no descansa, pareciera que los artistas trabajaran las 24 horas del día”. Comentaba al respecto de su labor el artista Mateo Ayala.

Un acierto hacia la actividad artística en la que constantemente está conectada a una cotidianidad que es capaz de alimentarla y que desemboque en procesos de creación artísticos y es, ese mismo cuestionamiento dirigido a la forma de vida habitual dentro de Bogotá, que hace posible que espacios como La República creen un valor dentro de una sociedad que pide a gritos la visibilidad cultural dentro de sus actos. El Colectivo Atempo, siendo uno de los creadores de este circuito cultural alternativo y creado hace cinco años, trabaja en el espacio público interviniendo las dinámicas de la cotidianidad con acciones directamente en espacios no convencionales como las estaciones de Transmilenio o ingresando a los bancos, de esta manera es posible una interacción  con un público no tan cercano al círculo del arte sino más bien a un público común, un espectador más inocente frente a este círculo de artistas para realmente llevarnos un mensaje más claro y más real.

“Nosotros pensamos en accionar las ideas que es uno de los lemas de Colectivo Atempo. Hemos llevado cosas a lo real y hemos participado en lo que está actualmente sucediendo en Bogotá”. Dice Ayala.

Es esa misma intención del hacer lo que los llevó a crear La República y siendo esta su primera aparición dentro del mes del arte en la ciudad de Bogotá, se encuentra la acción como premisa y poseedora de creaciones que logran construir una condición más humana, de tolerancia y de reflexión. Accionar tus ideas se convierte en la aparición que hace posible la creación de estos artistas y que se espera que en su clausura, este viernes 11 de noviembre, con performance, video Mapping y música en vivo a cargo de Los Yoryis, sea el comienzo de un circuito que continuará el próximo año con más actividades concernientes con lo público en medio de una temporada artística.

 

, La República: Un circuito cultural entre la acción y lo público, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/republica-un-circuito-cultural-entre-accion-y-publico-articulo-664653, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/feed, ELESPECTADOR.COM – Zodiaco, Cultura,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza – protección ambiental