La presentación en el Teatro Santo Domingo de la Orquesta Tradicional China fue un buen ejemplo de cómo se puede lograr algo entretenido y estéticamente agradable, aun con material que se podría definir como esotérico. En efecto, esta agrupación que dirige Liu Sha hizo un recorrido por las canciones ancestrales chinas y, en una presentación que en hora y media podría ser monótona para los oídos occidentales, al incorporar acertados momentos multimedia con videos impresionantes y la narración de los participantes, fue algo no sólo interesante sino también de gran belleza y en ningún momento aburrido.

La orquesta, con varias decenas de músicos, de los cuales la mayor parte toca instrumentos ancestrales, con el agregado de algunos pocos instrumentos occidentales, tiene varios solistas virtuosos de sus respectivos instrumentos. Muchos de ellos son reproducciones de dibujos antiguos encontrados en cuevas chinas y, por tanto, a todo se agrega lo interesante que es esta arqueología musical.

La música china, al igual que la mayoría de las de origen oriental, no hace la distinción entre música culta y música popular, sino que vuelve a los mismos orígenes del arte al mostrar que, como decía Rossini, la verdadera diferencia debe ser entre buena música y mala música.

Las canciones ancestrales de los chinos, que hasta ahora habíamos escuchado únicamente dentro de los espectáculos de ópera china que se han presentado entre nosotros, no sólo cuentan historias sino también describen sentimientos y ocasionalmente, en forma amable, invitan al oyente a tomar una copa con quien las interpreta.

Hay desde luego narraciones de batallas épicas y, aunque la mayor parte de lo que presentó esta orquesta fue puramente instrumental, en el fondo hay remembranza de esos momentos aventureros que se encuentran en los textos con las tradiciones de ayer. Al final acompañó a la orquesta el Coro Infantil de la Orquesta Filarmónica, que cantó en chino, junto con el conjunto, una evocativa canción.

Se trató entonces de una ocasión de mayor interés, agradable y que, gracias a las ayudas visuales, fue ejemplo de cómo se debe presentar al público este material.

La iniciativa del Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo de presentar músicas del mundo ha tenido una excelente acogida y es de esperar que en el futuro siga mostrando esos ejemplos de otras culturas, igual que lo ha hecho en el pasado. De hecho, la programación del año entrante, incluye varias muestras de esto.

, La Orquesta Tradicional China, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/orquesta-tradicional-china-articulo-666468, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/feed, ELESPECTADOR.COM – Zodiaco, Cultura,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza – protección ambiental