La última vez que pensé que vería algo relacionado con Harry Potter fue el día del estreno de Harry Potter y las reliquias de la muerte, parte 2, el 15 de julio de 2011. En la función tenía una mezcla de emociones: estaba feliz porque después de crecer leyendo los libros y viendo la saga iba a ver el desenlace y el triunfo del niño mago sobre “el que no puede ser nombrado”, el hechicero más poderoso y tenebroso. Pero también fui consciente de que ya no iba a esperar cada año por una nueva entrega. (Vea la galería: Diez datos curiosos de animales fantásticos y dónde encontrarlos)

El universo de J.K. Rowling, en el que cada película buscaba dejar una reflexión sobre el valor de la amistad, del amor y la valentía, terminaría ese día. O eso suponía. Salí nostálgica porque cerré una etapa de mi vida. Dos años después, sin buscarlo, volví a las historias de Rowling luego de leer un anuncio que hizo en 2013: la autora iba a producir una trilogía basada en Animales fantásticos y dónde encontrarlos, el diccionario creado por ella y firmado bajo el seudónimo Newt Scamander, en el que explica cuáles son todas las criaturas que habitan el mundo de Harry Potter y el cual los estudiantes de Hogwarts utilizan en una de sus clases. Ese libro, que sirvió como inspiración de esta película y que lleva su mismo nombre, finalmente se convertirá en una saga de cinco filmes.

Aunque para algunos seguidores de Potter, una nueva película era algo interesante, para otros la idea no convencía del todo. Y menos si era una precuela, pues estas suelen arruinar algunas historias y podría acabar con la magia de la tradicional historia de aventuras de Harry, Hermione y Ron.

Empecé a enterarme de quiénes serían los protagonistas y cómo sería la nueva historia, pero en un momento dejé de averiguar. Quería dejarme sorprender y decidí esperar el estreno. Incluso antes de entrar a la función tenía mis dudas. Algo me decía que esta historia me iba a gustar. Entré a la función y apenas reconocí las imágenes, la tipografía y la música del mundo de Harry Potter, volví a sentir la fantasía de esa aventura.

Empezaron las sorpresas. Años veinte. Un color más vivo en la imagen. Otros escenarios. Mismo universo de Potter, pero sin él. Ahora aparecía en pantalla Newt Scamander, un “magizoólogo” que estudia las criaturas mágicas y quien será el nuevo protagonista de este mundo mágico. Pasamos de Londres, del andén 9 ¾ y de Hogwarts a Nueva York. Aparecen cuatro personajes adultos, diferenciándose de la saga Potter, en la que eran tres niños. Aparte de Scamander, los otros protagonistas son Tina Goldstein, Queenie Goldstein y Jacob Kowalski, quien es un personaje cómico y tierno. Un “no-maj”, nombre asignado en la gran manzana a un “muggle”, persona que no tiene magia.

Eddie Redmayne es Newt Scamander, y no tuvo que audicionar para obtener el papel principal en el nuevo mundo creado por Rowling. 

Con este filme, Rowling expande su magia y muestra un mundo mágico neoyorquino y las diferencias con el británico. Conocemos la escuela de magia y hechicería Ilvermorny y el Congreso Mágico de los Estados Unidos. Es una película para todo público y no es necesario haber visto la saga de Potter porque la narrativa es totalmente independiente, desde el tono hasta el humor que maneja.

Mientras veía la película fue inevitable no pensar en Rowling. Un día de 1990, en una estación de tren, su imaginación le regaló la idea del mundo de Harry. En 1995 finalizó el manuscrito de Harry Potter y la piedra filosofal, pero doce editoriales le dijeron que no. Un año después su mundo mágico vio la luz, pero la editorial le pidió que firmara con otro nombre porque, según decían, ser mujer probablemente limitaría la cantidad de lectores o su creación de fantasía no tendría éxito. Le sugirieron, además, que buscara otro trabajo. El primer libro de Harry Potter salió a la venta en 1997: fue un éxito mundial. Luego se publicaron otros seis. Llegaron los premios y después de los libros, en 1998, vinieron las películas. Fueron ocho en total, arrasando en todas las taquillas. Rowling pasó de tener un modesto estilo de vida a ser una de las mujeres más adineradas del Reino Unido en tan sólo cinco años.

La británica es una escritora con una gran imaginación y creatividad. Logró inventarse un mundo y así, a partir de un libro de sólo 64 páginas como Animales fantásticos y dónde encontrarlos, debutar en la escritura cinematográfica. Rowling desafió el tiempo y recuperó los recuerdos de sus primeras escrituras y de un libro que publicó en 2001 y del que el 80 % del recaudo se fue a causas benéficas, dio vida e identidad a personajes y animales que en Harry Potter no tuvieron tanta relevancia.

Pese a mis dudas, este nuevo universo logró envolverme y adentrarme de nuevo en el mundo de Rowling, en el que hay una constante lucha entre el bien y el mal. Por supuesto, esta película tendría un mago oscuro, que también sorprende con su aparición.

Durante los 133 minutos de aventura y fantasía, los asistentes reímos, sufrimos, nos sorprendimos y quedamos con ganas de más. Esta historia se puede adaptar a nuestra sociedad, donde el miedo a lo diferente nos hace crueles e insensibles, egoístas y destructores, no sólo de los animales, como en esta película en la que un maletín y varias criaturas ponen en peligro la estabilidad del mundo mágico, sino de las personas. Es otra de las reflexiones sociales que en forma de fantasía imprime la autora a nuestro mundo “no-maj”.

, La magia continúa con J.K. Rowling, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/magia-continua-jk-rowling-articulo-666784, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/feed, ELESPECTADOR.COM – Zodiaco, Cultura,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza – protección ambiental