Conocer su cultura, entenderla, interpretarla y transmitirla es el reto de 30 jóvenes entre los 18 y 27años que se preparan para ser los guías en entidades del Atlántico, como el Museo del Caribe, Centros de Interpretación y Rutas Culturales, entre otros. El reto es tan grande como placentero, pues significa aprehender, darle sentido y significado a su entorno, para transmitirlo a jóvenes y niños como ellos.  La idea de crear un programa que capacitara a un grupo de jóvenes nació incluso, desde el comienzo del Museo del Caribe, con el deseo de transmitir a sus mismas comunidades de forma adecuada, innovadora e impactante los conocimientos acerca de esta zona del país, tan rica en cultura y recursos naturales.Fue en el 2015 cuando se hizo realidad la alianza empresarial que permitiera concretar este proyecto. La Corporación Parque Cultural del Caribe se unió con Bancolombia para promover el desarrollo social y humano de población vulnerable a través de la apropiación, reconocimiento y difusión del patrimonio de la región. Así nació entonces el programa Bancolombia, más cerca del Caribe. ¿Cómo funciona? A través de dos líneas de trabajo en las que se unen el deseo por transmitir la cultura, con el interés por apoyar a poblaciones vulnerables. El primero es Escuela de Patrimonio Bancolombia. María Eulalia Arteta, directora del Museo del Caribe, explica que los 30 jóvenes reciben capacitación mensual a través de talleres y jornadas coordinadas por el Área de Educación de Investigación del Parque Cultural del Caribe. Allí se refuerzan contenidos acerca del patrimonio natural, la gente, la acción, la expresión y la palabra en el Caribe. También participan en los eventos de la agenda cultural  y académica, se forman en temas complementarios para fortalecer sus habilidades de comunicación y transmisión del conocimiento. Uno de los objetivos de estas capacitaciones, además de construir una sociedad con bases sólidas a través de los jóvenes y la cultura, es permitirles vivir de ello. “De hecho, algunos de los jóvenes ya formados, luego de pasar un examen que valida sus competencias, son invitados a formar parte del grupo de intérpretes de reserva del Museo del Caribe y eventualmente pueden ser parte de los intérpretes permanentes o de base”, explica María Eulalia.  ‘Visita Taller del Museo del Caribe’ es el segundo programa, en el que los visitantes tienen una experiencia interactiva y dinámica para recorrer los espacios y exposiciones del lugar. El objetivo inicial planteó que entre noviembre de 2015 y noviembre de 2016 se recibiera a 3 mil estudiantes de estratos 1 y 2, adultos mayores y, en general, comunidades vulnerables que tienen poco acceso o que, en ocasiones, no manifiestan mucho interés por estos espacios culturales. Solo en agosto asistieron 1208 visitantes. A la fecha han participado del programa algo más de 13 mil personas de 94 entidades. Los dos programas son, sin duda, una oportunidad de formación y de fortalecimiento de la identidad y una posibilidad para construir un proyecto de vida, mientras que al Museo le permite sacar la cultura de un espacio cerrado para acercarla a la comunidad, hacerla palpable y viva.       , La cultura sale del museo y toma vida, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/cultura-sale-del-museo-y-toma-vida-articulo-654613, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/feed, ELESPECTADOR.COM – Zodiaco, Cultura,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});