Estar entre las cuatro nominadas al Goya a mejor película iberoamericana es una nueva oportunidad para el filme colombiano “Anna”, para que se vea más y se pueda estrenar en más países, asegura a Efe su director, Jacques Toulemonde. “Uno siempre está diciendo que el principal premio es hacer la película y eso lo dices durante el rodaje. Pero al mismo tiempo tienes ganas de que la gente vea tu película y que reciba algún reconocimiento, siempre hay ese sueño”, reconoce Toulemonde en una entrevista telefónica antes de viajar a España para asistir a la ceremonia de los Goya, que se celebra este sábado. Con el anuncio de la nominación la película tuvo más visibilidad internacional y Toulemonde espera que la celebración de la gala, gane o pierda el premio -que se disputa con “El ciudadano ilustre” (Argentina), “Desde allá” (Venezuela) y “Las elegidas” (México)-, sea el empujón definitivo para que “Anna” se pueda estrenar en España y en más países. “Creo que España es un mercado interesante para esta película, por Juana (Acosta, protagonista del filme), y por estar a mitad de los dos territorios en que filmamos”, dice Toulemonde en referencia a Francia y Colombia, donde se desarrolla la historia de Anna. La tragedia del cine iberoamericano es que una película colombiana apenas se ve en otros países de la región, y eso que comparten idioma, se lamentó. Se están realizando iniciativas importantes, como los premios Fenix o los Platino, ambos de carácter iberoamericano, pero es muy difícil “pelear contra ese monstruo que es Hollywood y lograr que nuestras películas se vean un poco más”, dice el realizador tras rodar su ópera prima como director y que antes participó como guionista en “El abrazo de la serpiente” (2015). Si esa película, de Ciro Guerra, se vio en toda América Latina o en países tan lejanos como China o Vietnam, Toulemonde es optimista sobre el futuro del cine latinoamericano. Precisamente fue su participación en ese filme y su eco internacional el que le permitió finalmente estrenar “Anna”, un proyecto en el que ha trabajado más de diez años. Una historia con un curioso origen. Y es que la idea de partida se le ocurrió a Toulemonde (Bogotá, 1983) tras ver en la final del Mundial de Fútbol de Alemania de 2006 cómo Zinedine Zidane le dio un cabezazo a Marco Materazzi. “Me planteé cómo un jugador tan grande como Zidane se podía convertir en su peor enemigo”, explica el realizador. De ahí surgió la historia de Anna, una mujer colombiana que vive en París, con un desequilibrio mental del que no se quiere tratar, que es libre e inteligente, pero también descontrolada y salvaje, lo que le impide llevar una vida normal con su hijo Nathan, de 10 años, al que se lleva a Colombia sin el permiso de su padre. Una película para la que fue muy complicado encontrar financiación precisamente por esa mezcla de nacionalidades. “Los franceses opinaban que era muy colombiana y los colombianos que era muy francesa”, recuerda Toulemonde, colombiano de origen francés. Aunque no fue su origen lo que le llevó a desarrollar la película entre Francia y Colombia. “Me parecía que este viaje se adaptaba perfectamente al personaje de Anna, que pasaba de una gran felicidad a una gran depresión”. “Francia es un país maravilloso, con condiciones sociales impresionantes y una gran cultura, pero la gente está como deprimida, quejándose todo el tiempo, mientras que llegas a Colombia, donde pasa de todo, todo el tiempo, pero la gente está contenta”, explica. Una mezcla que se refleja en el complejo personaje de Anna, para quien el realizador buscaba una actriz colombiana, que hablara bien francés y que supiera transmitir fragilidad, algo que encontró en Juana Acosta. “Nos conocimos y me pareció que era maravillosa, perfecta para un personaje un poco frágil, pero con una presencia muy grande y Juana tenía grandes capacidades para hacerlo”, explica el realizador. “Ella se entregó al 2.000 por ciento”, asegura Toulemonde, que también destaca la buena química que surgió con el niño, Kolia Abitebuoul, al que encontraron tras haber hecho pruebas a más de 200 menores. Hijo de actores que entendieron la complejidad del rodaje y el hecho de que tuviera que viajar seis semanas a Colombia, Abiteboul le dio al director todo lo que buscaba para el personaje de Nathan y lo hizo de una forma sorprendentemente fácil. , Jacques Toulemonde: "la nominación al Goya es otra oportunidad para ‘Anna’", http://www.elespectador.com/noticias/cultura/jacques-toulemonde-nominacion-al-goya-otra-oportunidad-articulo-677559, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/feed, ELESPECTADOR.COM – Zodiaco, Cultura,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza – protección ambiental