En un país donde la realidad se confunde con la magia y lo imposible, aparecen en escena una gallina, un cerdo y un par de personas para preguntarse sobre la vida y la muerte del país rural olvidado por todos menos por la violencia.

En 1999, Umbral Teatro —una compañía con una íntima sala ubicada en pleno centro de la ciudad—, de la mano de Carolina Vivas, decidió explorar desde la dramaturgia el miedo, el horror y la imagen del torturado. Por medio de testimonios como fuente dramática, encontró en lo que parece una metáfora fabulesca la forma de hacer del horror poesía. Han pasado ya quince años desde que el grupo de Umbral Teatro estrenó en el Teatro La Candelaria la obra “Gallina y el otro”, pero ahora, después de diálogos, desilusiones y esperanzas, la pieza está más vigente que nunca.

Gallina es la responsable de llevar al espectador por medio de dieciocho escenas que exploran el olvido del Gobierno, los horrores de las masacres, los testigos de las matanzas y la degradación del ser en la guerra. La obra se sitúa en lo que parece una gallera, y por medio de juegos de luces, sencilla pero bien elaborada escenografía, y mágicos movimientos donde los actores se transforman en títeres, se transporta al espectador a una pelea. Una pelea de gallos y de seres manipulados y deshumanizados, obligados a ver, vivir y sufrir una guerra que no les pertenece, una guerra que no nos pertenece.

“Gallina y el otro” logra cuestionar a los diferentes partícipes del teatro en lo más profundo de sus papeles. Al dramaturgo y director en su responsabilidad con la memoria y la obligación de no dejar olvidar. Al actor como contador de historias y comunicador de realidades ajenas. Al espectador como ese ente que parece ajeno, pero que es más protagonista y cómplice que el actor mismo.

Piezas de teatro como esta y como “Donde se descomponen las colas de los burros”, de la misma compañía, son un recordatorio para los amantes del teatro de que las artes están hechas para el disfrute, la reflexión y el entendimiento, y es preciso tener un tratamiento responsable que no tome las historias ni sus fuentes creadoras a la ligera.

 

, Gallina, ¿y los otros?, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/gallina-y-los-otros-articulo-661329, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/feed, ELESPECTADOR.COM – Zodiaco, Cultura,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza – protección ambiental