“Hace algo más de un año, me llamaron como cinco personas a darme un remedio para una inflamación debajo de la piel, causada por la picadura de un mosquito. Me dijeron que me consiguiera un sapo y que me lo pusiera en la rodilla, donde me habían picado, hasta que me sacara toda la bacteria, y que luego de eso debía matarlo”, relataba días atrás Flor Romero, sonriendo, para ironizar sobre la importancia de creer y de los mitos en Colombia.

Los mitos, las leyendas, han sido su obsesión desde niña, cuando su abuela le contaba historias míticas. En 1950 comenzó a escribir sobre aquellos y cientos de otros mitos. Su primer libro fue La ruta del Dorado.

Ha publicado 54 libros. De esos, 28 han sido sobre mitos y leyendas. Siete de sus libros mitológicos fueron traducidos al francés, incluido Triquitraques del trópico, el cual hace parte de la colección de Obras Representativas de la Unesco.

A su colección de textos sobre mitos y leyendas se suma su nueva obra, Taikú, el dios de la orfebrería, que reúne 38 mitos y leyendas de diversas zonas de este continente. La aventura de Flor Romero para escribir esta nueva obra comenzó hace 10 años, cuando empezó a recolectar y escribir historias míticas, que fue encontrando a lo largo de esos años. Algunas de esas no son conocidas por el común de la gente, ese es el caso de La cosmogonía ticuna, La necrópolis oculta de Usme, Génesis muisca, entre otras.

La historia del dios Taikú, uno de los relatos principales de su libro, la encontró en el Museo de Oro del Banco de la República en Santa Marta. En el recorrido que hizo por ese claustro había una exposición de piezas de orfebrería en oro de los taironas. Al salir del lugar quedó tan impactada que sus ganas de saber más la llevaron a investigar y leer lo que pudo encontrar sobre ese dios y las costumbres de ese grupo de indígenas.

Para conocer de primera mano la historia acerca de Taikú, fue hasta el resguardo indígena de la Sierra Nevada de Santa Marta y habló con los mamos, obteniendo grandes e increíbles datos que alimentaron su relato.

Con una sonrisa y luciendo un vestido tradicional de los indígenas wayuus, fucsia con azul, que le regaló una princesa de la tribu en su última visita a esa etnia, dijo que “todo ese mundo me deslumbra y me hace muy feliz, porque está lleno de riqueza y de belleza. Creer en el sol, la luna, las estrellas, en todo lo que nos rodea, es fascinante”.

“Yo quisiera que todo lo que he escrito de mitología fuera obligatorio para colegios y universidades, en primer lugar, porque es importante que los jóvenes conozcan sus raíces y antepasados”, asegura. “Lo que me interesa es dejarle un legado a mi continente de recoger la mayor cantidad de mitos y leyendas para que la gente se vaya dando cuenta de que es importante saber nuestra historia y que esos relatos también son historia”.

, Flor Romero: una mujer mitológica, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/flor-romero-una-mujer-mitologica-articulo-670381, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/feed, ELESPECTADOR.COM – Zodiaco, Cultura,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza – protección ambiental