Cabe resaltar que, en la feria de arte, el componente de experiencia y de gran trayectoria dentro de los artistas que usualmente son representados por una galería se ha convertido cada vez más en una variación en los eventos más importantes en el año, en cuanto al arte se refiere. La mirada joven y la ingeniosa idea con la cual perciben el arte y, por medio de ello, atesoran al mundo y les dan valor a aquellas ideas posibles o que pertenecen a un mundo utópico tienden, actualmente, a desatar críticas, una capacidad de admirar, conocer y formar parte de un arte que, posiblemente, sea representado por aquellos que hasta ahora salen del cascarón de la universidad y que, con garras y dientes, se pelean un espacio para expresar lo que tienen que decir.

“Yo siempre aplicaba a las convocatorias, pero con la Feria del Millón no fue así; era un asunto un poco tímido porque me acostumbré a ver las roscas. Decidí mandar mi trabajo a la convocatoria; propuse 25 dibujos que aún no tenía hechos. Cuando pasé, empecé a crearlos porque, para mí, el ejercicio de dibujar es llevarlo al límite; es agudizar la observación, lo que te rodea y las historias que vives. Todo va ligado a la observación y al ojo (…). A partir de la realización de este proyecto para la feria, mi visión cambió; no es solamente la rosca, sino que también se debe trabajar solo. Cuando uno trabaja sin pretensiones se llega lejos”, comenta el artista Andrés Layos sobre su experiencia en la Feria del Millón 2015, y que para la feria de este año logra formar parte de la novedosa sección Programa de Mentores 10 + 10, que busca visibilizar la trayectoria que han tenido algunos artistas que participaron en ediciones pasadas y que, de la mano de artistas consagrados, logran evidenciar, para este año, obras con mayor preparación.

La Feria del Millón tiene la particularidad de dar a conocer a los artistas emergentes que, mediante una convocatoria que dura alrededor de un año, escoge los proyectos más amables para la feria. Este año, la feria recibió alrededor de 1.238 propuestas, de las cuales se escogieron 56. Como lo explica María Alejandra Sáenz, productora general de la feria, se espera que tengan gran visibilidad y que el Programa de Mentores sea un incentivo para quienes participan en la feria este año.

De esta manera es como, desde hace tres años, la Feria del Millón se fundamenta en evidenciar el arte joven. Sin embargo, ferias de arte que llevan ya cierto recorrido han propuesto un espacio para dar a conocer el arte emergente. Artbo, feria de arte reconocida internacionalmente, que lleva más de diez años, tiene dentro de sus secciones Artecámara, una sección dedicada a reconocer distintos proyectos mediante un espacio curatorial que anualmente tiene algún tema como referente. Este año es curado por el artista, investigador y docente Fernando Escobar, quien propone: “Localizaciones, lugares, locales, dislocaciones”, para darle nombre a este conjunto de proyectos.

“¿Qué es un lugar? Es una relación entre alguien y algo en relación con términos espaciales. El alguien puede ser individual o colectivo y el algo tiene unas escalas variables (…). Los lugares que se marcan en la exposición son lugares de la memoria, lugares de identidad, lugares de lo político (…). Estoy interesado en la aparición de lugares, el lugar de la imagen y que se entienda esa imagen de dónde y cómo emerge, de cómo responde a procesos sociales de un orden no solamente artístico”, explica Escobar.

Dentro de la sección, se visibilizan proyectos ambiciosos en Corferias; estos son el resultado de un arduo trabajo y de la insistencia de los artistas, quienes participaron en esta convocatoria que llegó a tener 1.200 propuestas. Las condiciones para participar en esta edición estuvieron ligadas a que fueran posibles; que garantizaran una posición de posturas y miradas, de perspectivas y de puntos de ubicación; que existiera diversidad con respecto a los problemas que se van a tratar y que esa diversidad garantice complejidad. A partir de esto se escogieron 24 trabajos que incluyen 23 artistas y un proyecto de un colectivo de artistas.

Aquellos aspectos que fortalecen estos proyectos emergentes surgen de una especie de paradigmas y transformaciones que, según el curador, han sido de gran cambio en la manera como se percibe el arte en Colombia actualmente:

Al ser esta la nueva apuesta, vista desde una perspectiva de crecimiento en el ámbito artístico, otras ferias se han sumado a la posibilidad de que espectadores se sorprendan con el presente y el futuro del arte.

Barcú es una feria que, desde 2014, reúne varias nociones de arte y cultura, establecidas en varias casas en La Candelaria, lugar mítico y de gran riqueza histórica. Este año, con su propuesta Spotlight, ubicada en la Casa de la Factoría, le da inicio a esta tercera edición, para dar a conocer propuestas frescas e innovadoras, artistas que, desde fotografía, instalaciones y hasta pintura, lograron llenar el alma de esta antigua casa colonial.

Juliana Ríos es una artista plástica graduada en 2011, en la Universidad Javeriana, ganadora de becas y menciones. Participa en Spotlight, con la exposición de sus pinturas de familia, un breve paso por las costumbres costeñas de Colombia, con pasados y memorias que se visibilizan desde cierta perspectiva de la pintura y que manifiestan toda la emoción hacia el arte: “Yo creo que la carrera de un artista no es una carrera: es una maratón, es de aguante. Barcú es una apuesta supremamente valiosa que es muy importante en un país como Colombia, que necesita espacios culturales diversos y siento que es una oportunidad muy bonita para compartir con los artistas y conocer otras maneras de hacer arte”.

Esta reapertura para el arte emergente se convierte en una brecha entra la visibilidad y lo posibilidad de que las ferias puedan ser las que catapulten sus proyectos artísticos hacia nuevos espacios dentro de los ya establecidos circuitos, no solamente en la ciudad de Bogotá, sino también en varias partes del mundo. “Es una gran oportunidad porque siempre a los artistas nos pasa un poquito lo del huevo o la gallina; porque cuando vas a una galería te piden una hoja de vida y una trayectoria, pero resulta que para hacer una trayectoria necesitas galería y una historia. Entonces, estos espacios donde puedas mostrar tu obra son muy valiosos”, comenta Martha Visbal, artista que también forma parte de la sección Spotlight, y que establece gran afinidad y apoyo a estas secciones que hasta ahora se sienten con mayor fuerza dentro de las ferias de arte.

Es el caso puntual de Odeón, Feria de Arte Contemporáneo, establecida en 2011 como una alternativa a galerías jóvenes y con propuestas innovadoras frente al arte contemporáneo. Quizás esta sea la primera vez que se conoce el apoyo constante a los galeristas que surgen en las transformaciones del arte colombiano. La noción de “feria alternativa” la llevó a convertirse en una gran feria que da a conocer a los artistas que sorprenden con su arte sacado de las entrañas de su ser y, que en muchos casos, fueron quienes dieron un mayor conocimiento a galerías que actualmente toman fuerza dentro del circuito artístico.

“Las galerías que participan en Odeón, en su mayoría, tienen un compromiso de trabajar con artistas emergentes en sus respectivas ciudades. Este año también tenemos el Estand Temporal, que es una nueva iniciativa y busca dar a conocer los espacios alternativos de Bogotá. Estos espacios, Salón Comunal, Grey Cube Projects y Rat Trap, son iniciativas jóvenes. Algunas tienen menos de un año de existencia. Lo que buscamos es ofrecerles a estos espacios una oportunidad de participar en una plataforma como la que ha construido Odeón y que de ahí puedan seguir creciendo su participación en el mercado de arte”, comenta Tatiana Rais sobre el apoyo constante de Odeón, Feria de Arte Contemporáneo, a las nuevas propuestas. Por ello, como lo explica Rais, este año como novedad tendrán en su espacio temporal una serie de colectivos que se estarán rotando durante la feria de arte.

, Ferias de emergentes, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/ferias-de-emergentes-articulo-662743, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/feed, ELESPECTADOR.COM – Zodiaco, Cultura,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza – protección ambiental