Muy pocas bandas se pueden dar el lujo de decir que han tocado en todo el mundo y que más de dos canciones son coreadas por los fanáticos, aun hoy en que la tecnología permite conocer sonidos de los lugares más recónditos del planeta a tan solo un clic.

Más allá de eso, tocar por primera vez, tras 53 años de carrera musical, en un país donde pocos han logrado hacerlo, deja de ser un hecho trascendental e icónico, para hacer de esos artistas unos revolucionarios, en tiempo en que poco se habla de ello.

El concierto de los Rolling Stones en La Habana, Cuba, se dio en un momento trascendental para la historia política del mundo. En un hecho sin precedentes, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama visitó el país junto a su familia para hacer oficial un hecho que se ha estado gestando en los últimos años, el restablecimiento de las relaciones entre un país democrático y el último que todavía vive en el comunismo.

Esa misma semana, una de las bandas más antiguas del rock terminaba su tour por Latinoamérica y preparaba, una presentación anunciada poco antes de un mes, completamente gratuita en la isla. Un hecho que para Mick Jagger, vocalista de los Rolling Stones, “fue sencillamente asombroso. Había un mar enorme de gente que llegaba hasta donde alcanzaba la vista. Se sentía el entusiasmo de la multitud y eso fue, para mí, el momento culminante”. 

La presentación fue el 25 de marzo de este año y en una actuación muy similar a las que dieron en Brasil, Argentina, Colombia y México, tocaron por más de dos horas las canciones que los han hecho icónicos en estos últimos 50 años. La emotividad de la presentación llegó junto a la presentación de “Satisfaction” y “Angel”, temas que la variedad de asistentes, entre los que se encontraban famosos de Hollywood, extranjeros y hasta los delegados de las Farc en La Habana, corearon en una sola voz.

Grandes hechos han marcado la historia de los Stones. Algunos tan emotivos como su primera visita a Estados Unidos o su mítico viaje a Marruecos huyendo de la fama que los agobiaba en el restos del mundo; pero a la vez trágicos, como la muerte de Brian Jones o el fatídico concierto en el Festival de Altamont, en el que murieron cuatro personas. 

Pero quizás este, quedará como uno de los momentos más grandes de “los viejos dioses que nunca mueren”, como los catalogó Sthepen Davis en su biografía sobre la banda, porque además de ser un hecho que marcó al país, marcó a la banda de septuagenarios, que ahora podrá decir libremente que ha tocado oficialmente, en todo el mundo.

La presentación fue recopilada en el documental “‘HAVANA MOON’- The Rolling Stones Live in Cuba” de Paul Dugdale, quien acompañó a la banda durante su visita por Cuba y que será presentado del 24 al 26 de septiembre en las salas de cine del país, en funciones únicas en Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla y Bucaramnga, entre otras ciudades. 

, El último sueño de los Rolling Stones, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/el-ultimo-sueno-de-los-rolling-stones-articulo-654485, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/feed, ELESPECTADOR.COM – Zodiaco, Cultura,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});