Como una conversación, un diario, un cancionero o una dedicatoria se puede definir el libro Mil canciones que cantarte. Historias de amor, de Andrés Cepeda.

Es una conversación con las personas que han compuesto y participado en el proceso creativo de las canciones que Cepeda, con su voz, ha hecho suyas. Es una conversación con el lector y, en especial, con las personas que les dan vida a las líricas cuando las oyen, cuando las cantan, cuando las dedican y cuando piensan en alguien con ellas.

Con un idioma sencillo, Andrés Cepeda permite que conozcan su trayectoria musical. Al mismo tiempo, se abre para mostrar el ser humano que está detrás de canciones como Mi inspiración, Mientras más pasaba el tiempo, Y si la ves, entre muchas otras. Humaniza la carrera de un músico, compositor y productor y cuenta cómo de los errores y desaciertos ha aprendido y cómo estos han sido parte fundamental de su carrera.

La mejor forma como Cepeda da vida al libro es mediante anécdotas: algunas bastante increíbles, por la trama de los hechos. En el relato, el cantante no está solo; lo acompañan algunos de sus amigos más cercanos: Mauricio Pantoja, Santiago Roa, Federico García, Alfredo Nodarse, Juan Gabriel Turbay, Mario Cavagnero, Paloma Ramírez, Alejandro Martínez, Alberto Gómez, Juan Antonio Castillo, John Ubaque ´D´Artagnan´, Sebastián Jácome, Rayito, Jorge Luis Piloto, Alexis Valdés, Iván Benavides, Yoel Henríquez, Claudia Brant, Sergio George, Amaury Gutiérrez y Gonzalo Rubalcaba. El cantante le da voz y reconocimiento a todas estas personas que han formado parte de su carrera y de su vida, en sus momentos buenos y también en los malos.

En cada capítulo, que es realmente cada producción discográficaque ha hecho pública, le da crédito a cada persona que participó en el proceso y explica cómo se realizaron los distintos álbumes; en qué géneros se movió y las dificultades que tuvo el disco para ver la luz. Hace referencia a las nominaciones, los premios y las disqueras, desde FM –en la que estuvo de 1999 a 2014– hasta Sony Music –con la que está desde 2014–.

El libro también contiene un álbum fotográfico, tanto de su carrera como de su vida privada. En él se pueden ver a sus padres Humberto Cepeda y Miryam Cediel. También hace públicos sus amores, sus amigos y otras personas cercanas que han acompañado e influenciado su música. Las fotos, en forma de collage, fueron elegidas con minuciosidad para dejar ver la relación con la canción o el momento de la vida del ganador del Grammy Latino en 2013 a Mejor Álbum Vocal Pop, y otras que permiten conocer al compositor y personas que participaron o inspiraron determinada canción. Mil canciones que cantarte detalla qué es La Corporación, el colectivo creado para componer canciones, integrado por Andrés Cepeda, John Ubaque, Mauricio Pantoja y Joel Waldman.

El texto puede interpretarse como la construcción colectiva de la biografía del cantante. No obstante, también da cuenta de la historia musical colombiana al referirse a géneros como la salsa, el rock –Cepeda se dio a conocer con la banda Poligamia–, los boleros y el pop, y cómo estos sonidos inspiraron y formaron parte de su repertorio.

El artista revela secretos y conversaciones que ocurrieron en fincas, en estudios, en tardes de amigos, en reencuentros, en celebraciones y en giras. Todos los episodios que dieron vida a las canciones y que, muchas veces, sus seguidores ni siquiera imaginan. Lugares, musas, certámenes y encuentros que sirvieron de inspiración y motivación para escribir sus letras más recordadas.

Mil canciones que cantarte es también un sueño que Andrés Cepeda, según cuenta, quería compartir desde hace mucho con sus seguidores. No sólo sus canciones, sino también el origen de las mismas. Contó con el apoyo de Andrés Grillo, quien fue el editor y le ayudó con el proceso de la realización del libro: el cantante sólo tenía experiencia escribiendo canciones.

Uno de los aspectos más destacados es que también funciona como cancionero. Son hojas en las que el artista quiso compartir las notas musicales de sus letras para que los que están aprendiendo a tocar algún instrumento lo puedan hacer. Básicamente, lo hizo porque los primeros instrumentos que él aprendió a tocar fue gracias a los cancioneros. Esta iniciativa es una invitación a músicos novatos para ensayar con sus instrumentos.

Cepeda aclara a quién pertenecen las letras y las historias que, en este caso, son netamente de amor. Su libro permite ver el proceso de enamoramiento: el coqueteo, el romance, entablar una relación, sentir que esa persona lo es todo; luego el tedio, el instante en que se busca arreglar las cosas o ver el final y el momento en que las cosas se terminan. Finalmente, muestra cómo, con el pasar del tiempo, los capítulos se cierran y sólo queda lo bueno.

Es un libro de amor y de amistad donde los lectores conocerán a los amigos del cantante, aquellos que lo entienden y hasta le escriben canciones de sus relaciones. Ese es el caso de su actual novia, Elisa Restrepo, quien, según Cepeda, fue la que le devolvió la sonrisa. John Ubaque ´D´Artagnan´, al ver el efecto positivo que tuvo la llegada de este amor a la vida del artista, les escribió la canción Cómo te atreves, cuya parte más representativa para la relación dice: “Cómo te atreves a hacerme temblar con un te quiero, a quitarle la sonrisa a mi bolero”.

Los lectores pueden ver las notas y los amantes de la música pueden interpretarla. Algunos fanáticos las irán cantando. Es lo que logra un artista como Cepeda, llegar a los sentimientos más profundos. Su voz, letras y entonación permiten que las personas se apropien de sus canciones.

Las historias de canciones como Y si la ves, Enfermedad de ti, Día tras día, Pronóstico y Lo mejor que hay en mi vida logran impresionar, hacer sonreír y entretener al lector. Con Bolero sin fin es posible reconocer la importancia de la música en nuestra sociedad. Los lectores, en general, podrán deleitarse con canciones como Esto no se llama amor, Faltarán y Cómo te atreves. Con Mil ciudades, el libro lleva a encontrar varios significados; entre esos, el agradecimiento que hace Cepeda a sus seguidores.

Mil canciones que cantarte es la respuesta. No es casual un reencuentro con una persona especial, sentir que estar sin el otro produce daño, saber que no hay dolor que sea eterno, creer que un ratico sin alguien es insoportable, saber que si está a nuestro lado no importa nada, creer que no nos puede impedir amar y tener la certeza de que hay personas que son imposibles de olvidar. Todo esto lo transmite Cepeda y produce en el oyente, y ahora en el lector, la sensación de que lo que dicen las letras se aplica en distintos momentos de la vida de quien lee y escucha.

, El libro abierto de Andrés Cepeda, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/el-libro-abierto-de-andres-cepeda-articulo-661976, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/feed, ELESPECTADOR.COM – Zodiaco, Cultura,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza – protección ambiental