El Colectivo Colombia nació a raíz del disco Colombia, que el saxofonista Antonio Arnedo lanzó en el año 2005 pero que empezó a gestar cinco años antes. En este registro buscaba trabajar con timbres e instrumentos colombianos: gaitas, tiples, marimba chonta, entre muchos otros elementos emblemáticos del folclor. En el 2004 decidió hacer el Proyecto de proyectos, invitando a varios de los artistas más relevantes de la escena contemporánea en Colombia: Puerto Candelaria, Hugo Candelario, Curupira, Palos y Cuerdas y la compositora Claudia Gómez, con el objetivo de reunir músicos que estuvieran trabajando a partir de las manifestaciones tradicionales colombianas. (Lea también: Prográmese con el Cartagena XI Festival Internacional de Música)

Desde entonces reunieron públicos e iniciativas individuales que se han ido transformando con el esfuerzo constante de todos. Ahora están más interesados en invitar músicos específicos: Lucía Pulido, Juan Miguel Sossa, Daniel Sossa, Julián Gómez, Santiago Sandoval, y para esta oportunidad convocaron a Jorge Velosa, aprovechando su participación en la presente edición del Festival. El Colectivo Colombia, igual que desde su génesis, quiere abordar la riqueza de los sonidos de nuestra música. Por eso, en 2017, el concierto, bautizado como Encuentro Colombia-Francia, se realizará en compañía de la trompetista francesa Lucienne Renaudin-Vary, quien a sus 18 años ha sido ganadora del premio Victoires de la Musique Classique en la categoría revelación. (Vea también: Conciertos gratuitos del Cartagena XI Festival Internacional de Música)

El Colectivo se presenta hoy en el último concierto en la plaza de San Pedro. De las cuatro piezas que interpretan, dos son en compañía de la artista internacional: Clarinete solo y Julius, ambas creaciones originales de Antonio Arnedo. El viaje y Río blanqueño completarán el repertorio seleccionado para esta jornada musical nocturna.

Arnedo explica que Clarinete solo es una canción que pertenece al álbum Travesía, que cumplió en 2016 dos décadas de publicación. El saxofonista considera que ese registro es muy importante porque marcó un punto climático para muchos trabajos de música colombiana. Por eso afirma que “Clarinete solo tiene una fuerte influencia de la cumbia. Nace de una historia que vi en Córdoba, en un festival de bandas, hace mucho tiempo. Allí conocí un músico, al que llamaban ‘Clarinete Solo’, y a él le compuse esa pieza. Por su parte Julius es una chalupa, una especie de cumbión, que también tiene mucho que ver con nuestro lenguaje, al servicio de mostrar toda la versatilidad, musicalidad y destreza de Lucienne tocando música colombiana”.

Colombia es receptora de muchas influencias sonoras de países como Argentina, Perú, Bolivia, México y Estados Unidos. Influencias de Europa, África y de los países caribeños se han sabido adaptar a las necesidades locales, así como se han asimilado estilos foráneos e instrumentos tradicionales de la música gitana, como el acordeón y la guitarra. Todas esas corrientes convergen en la geografía nacional, han nutrido proyectos musicales renovados y tienen una participación interesante en la escena internacional.

“Los asistentes van a ver una gran artista, muy joven y genial, y el trabajo de mucho tiempo del Colectivo Colombia en escena. Muchos colores. Una posición muy fuerte de lo que somos como nación. Yo creo que esa combinación es imperdible, es un concierto que, probablemente, no se va a repetir nunca más”, concluye Antonio Arnedo.

, El concierto que mezcla el folclor colombiano con los ritmos franceses, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/el-concierto-mezcla-el-folclor-colombiano-los-ritmos-fr-articulo-674551, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/feed, ELESPECTADOR.COM – Zodiaco, Cultura,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza – protección ambiental