El resultado de sus pesquisas es El Dorado de las Farc (Ediciones B), un libro de 190 páginas que relata las historias alrededor de la fortuna de esta guerrilla.

¿Cómo fue el proceso de investigación de este libro? ¿Qué tanto dinero de las Farc hay enterrado en las selvas colombianas?

Eccehomo Cetina: El libro empieza hace 13 años, cuando publicamos La guaca. La verdadera historia de las caletas de las Farc. Nos dimos cuenta, y desde entonces comenzamos a entrevistar desmovilizados y desertores de la guerrilla, que el sistema de caletas dentro de la guerrilla era un asunto mucho menos fortuito de lo que parecía, que en este sistema estaba basada la estructura financiera de esta multimillonaria guerrilla. Es incuantificable la fortuna que la guerrilla esconde en caletas, tierras, ganado, testaferros y minas ilegales, entre otras inversiones. Basta sólo pensar que entre 1995 y 2004 la guerrilla había secuestrado más de 12.000 personas. Por uno solo de estos secuestrados se llegaba a pedir entre US$2 millones y US$10 millones. Enriquecer al Secretariado siempre fue un mandato consignado en las nueve Conferencias Nacionales Guerrilleras que realizó las Farc antes de firmar el reciente acuerdo.

También se informa en el libro que los manejos de los dineros de las Farc no han sido ajenos a la corrupción. ¿Qué tanta corrupción hay en esta guerrilla?

Camilo Chaparro: El nivel de corrupción es muy alto. Las Farc en eso se parecen a la sociedad colombiana. Con un ingrediente que facilita la corrupción: los impresionantes flujos de efectivo que circulan todos los días en la guerrilla.

En el contexto de la desmovilización de esta guerrilla, ¿se puede tener al menos una idea cercana del dinero real de las Farc y cuáles son sus principales fuentes de ingresos?

C.C.: Es imposible saber cuánto dinero tienen las Farc. Ni ellos mismos pueden tener ese cálculo. El dinero tiene un manejo descentralizado. Pero son millones de millones… El narcotráfico es la mayor fuente de dinero, después la minería, y en el tercer puesto el dinero que les dan los negocios que han logrado camuflar en la legalidad.

Una de las cuestiones que suscitan controversia alrededor del proceso de paz es el destino que le darán las Farc al dinero recolectado por el narcotráfico. ¿Cuándo comenzó a llegar dinero narco a las arcas de las Farc y, en su opinión, esa dinámica que tanto cambió a la insurgencia?

E.C.: Las Farc como ejército irregular se han enfrentado a mantener y financiar su tropa. Y esto lo lograron muy bien a partir de mediados de los ochenta. Lo que sin duda marca el crecimiento y enriquecimiento de las Farc es el impuesto sobre gramaje que cobraban a los diferentes carteles dueños de cultivos y laboratorios. La guerrilla descubre que puede hacerse a toda la cadena del narcotráfico. Maneja las tierras y las gobierna a sangre y fuego, entonces, ¿por qué no pasar del mero cobro de un impuesto al manejo total del narcotráfico en departamentos que dominan por las armas? El narcotráfico y, por supuesto, el secuestro y la minería ilegal en la última década le dieron el más grande impulso a la guerra, tanto que sin el combustible del narcotráfico las Farc hubiesen sido derrotadas.

¿Qué tanto de ese dinero circula en la economía nacional? ¿Cuáles han sido las estrategias de las Farc para lavarlo?

E.C.: Circula mucho más de lo que se cree. En forma de fincas, hatos, minas ilegales, compraventas de oro y empresas en testaferrato, en microempresas y cooperativas, en inmuebles y guacas o caletas en efectivo que poco a poco es puesto a circular. Han lavado a través de tierras y negocios e inversiones filtradas al sistema financiero, pero la firma de la paz es la mayor de las estrategias de la guerrilla para lavar su fortuna. La salida política fue su salida económica, como su fortuna producto del crimen fue el combustible de su guerra irregular.

, El banco secreto en la selva, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/el-banco-secreto-selva-articulo-657609, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/feed, ELESPECTADOR.COM – Zodiaco, Cultura,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});