El Microchoerus hookeri fue un primate que vivió en los bosques de Europa durante la época geológica del Eoceno. El animal era de un tamaño relativamente pequeño, entre 500 y 800 gramos de peso, y muy parecido al actual tarsero, un primate que habita en las selvas del sudeste asiático y en las islas de Indonesia. Tiene los ojos grandes y los pies alargados.

Sin embargo, no es la primera vez que los científicos encuentran restos de animales, pues en la década de los 40 encontraron un yacimiento ubicado cerca del pueblo de Sossís, en Lleida, que en un futuro sería una mina para la paleontología. Desde ese momento, este lugar les ha proporcionado a los investigadores numerosos restos de mamíferos como roedores, marsupiales, carnívoros primitivos, antepasados de caballos y cuatro géneros diferentes de primates. Ahora el descubrimiento es el Microchoerus hookeri.

Su nombre surgió en honor a Jeremy J. Hooker, un investigador del Museo de Historia Natural de Londres, y los restos encontrados son fundamentalmente dientes y fragmentos de mandíbulas. Con estas muestras, los investigadores concluyeron que los dientes de los M. hookeri presentan algunas características que no se habían descrito antes en otras especies del mismo género: la reducción en el tamaño de los dientes o la ausencia de ellos son unos de los rasgos nuevos.

Según los científicos, es muy poco probable hallar otras partes del esqueleto, pues son más frágiles que los dientes, pero aun así es posible inferir algunos aspectos de lo que fue su vida. “A partir de la morfología de los dientes interpretamos que tenía una alimentación básicamente a base de fruta y resina”, explica Raef Minwer-Barakat, autor principal del estudio. Inclusive, a los investigadores les fue posible concluir que como algunos cráneos muestran unas órbitas muy grandes, es probable que fueran animales de hábitos nocturnos.

Por estas características los científicos suponen que los M. hookeri eran similares al actual necrolemur, un animal contemporáneo del cual sí se conoce parte del esqueleto. Según Barakat, si fuese así, “se trataría de un animal arborícola con habilidades para el salto”. El reto que tienen ahora los científicos es encontrar nuevos restos de su esqueleto poscraneal.

, Descubren primate de 37 millones de años, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/descubren-primate-de-37-millones-de-anos-articulo-672456, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/feed, ELESPECTADOR.COM – Medio Ambiente,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza