En la tertulia que hacían en sus talleres tipográficos, a los socios payaneses Abelardo Arboleda y Miguel Santiago Valencia se les ocurrió fundar la revista que empezó a circular el 15 de enero de 1916. La dama bogotana que apareció con una mantilla en la primera portada –novia del artista Coriolano Leudo, responsable del diseño gráfico de la publicación–, salió pecosa por problemas de impresión, pero su imagen se volvió icónica en la historia del periodismo colombiano.

Alentados por los ideales de convivencia del extinto Partido Republicano que encarnó el presidente Carlos E. Restrepo, los directores marcaron la ruta editorial del progreso, pese a los rezagos mentales de la hegemonía. Cromos también interpretó las circunstancias políticas y económicas de un país que sufría, como todos, los embates de la Gran Guerra, de la cual dejó un amplio registro gráfico gracias al apoyo de los servicios de agencias extranjeras.

Los hermanos Tamayo Álvarez, que compraron la revista en 1918, le siguieron dando trato preferencial a las mujeres bellas y a las élites sociales, políticas y eclesiásticas que desfilaban por sus páginas con un amplio despliegue gráfico. En lo literario, se alternaban el ensayo histórico con la crónica modernista, la poesía, la novela y el cuento de autores propios o traducidos.

En su conjunto, las portadas de esos primeros años configuran una pinacoteca con lo mejor de la producción artística nacional, aunque también hay artistas extranjeros invitados, como Joaquín Sorolla y Julio Romero de Torres. Además, las pinturas y dibujos de Leudo; las portadas art déco del dibujante de origen italiano, Rinaldo Scandroglio, y las caricaturas de Ricardo Rendón enriquecen el acervo gráfico de la revista, siempre a la vanguardia.

Si bien Cromos pasó de agache por temas espinosos, como la huelga de 1928 en la Zona Bananera –sobre la cual solo publicó un cuento–, sí dejó testimonio gráfico de dramas como el de la epidemia de la gripe en Bogotá en 1918, y la muerte del estudiante Gonzalo Bravo Pérez, víctima de la Policía Montada en la manifestación ciudadana del 7 de junio de 1929. Sus editorialistas les tomaron el pulso a las políticas públicas de mayor impacto y cuestionaron los abusos de la clase política.

, Cromos 100 años: Audacias de juventud, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/cromos-100-anos-audacias-de-juventud-articulo-657007, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/feed, ELESPECTADOR.COM – Zodiaco, Cultura,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});