Se entendió, desde lo político, que la conservación de ecosistemas no es opuesta al crecimiento de los países y un tema del que antes sólo hablaban algunos investigadores se convirtió en agenda global.

Es por esto que durante este y el próximo año la campaña Bibo-Bienes y Servicios de los Bosques de El Espectador tomó el liderato para que las personas se empiecen a empapar con un tema que será nuestra brújula de aquí a 2030. A través de sus especiales y crónicas, publicados de forma intercalada cada jueves con el periódico, se pusieron sobre la mesa los retos y avances que tienen nueve de los 17 ODS, dejando el espacio de nuestra próxima campaña 2017 para que los ocho ODS restantes sean presentados.

Durante este 2016, Bibo empezó haciéndole una radiografía a la situación de nuestros bosques, tema central de la campaña, donde se resaltó que la deforestación acelerada es una de las amenazas latentes para cumplir con retos como la calidad del aire, el acceso al agua, la lucha contra la pobreza, el hambre cero y la seguridad energética. Un asunto que está directamente relacionado con el ODS Vida de Ecosistemas Terrestres.

Además, debido a que el informe “Bosques vivos”, de WWF, ubica a la ecorregión Chocó-Darién como uno de los 11 nodos con mayor deforestación a nivel mundial, viajamos hasta el departamento de Chocó para conocer cómo algunas comunidades, a través de Bioinnova, están desarrollando varios proyectos para sacarle provecho económico al bosque húmedo, a la vez que buscan protegerlo.

Esta dinámica, la de contar la situación actual del ODS en un especial y compartir la historia de alguien que ya esté trabajando en pro de ese objetivo a través de una crónica, se repitió para los otros siete ODS vistos este año: Fin de la pobreza; Agua limpia y saneamiento; Energía asequible y no contaminante; Trabajo decente y crecimiento económico; Industria, innovación e infraestructura; Acción por el clima; vida submarina y Paz, justicia e instituciones sólidas.

Objetivos que nos permitieron demostrar que aunque todavía queda mucho por hacer, en todas las regiones del país se puede encontrar una historia de cambio. Ya sea a través de fomentar el ahorro en los más pobres, como lo hace la hermana Alba Stella Barreto en Cali, o diseñando sensores que le han permitido a la comunidad de Santurbán medir la calidad de su agua, como ha sido el caso de estudiantes de la Universidad de los Andes.

Pasando por materas que producen energía, creadas por estudiantes de la Universidad Nacional de Manizales; la Reserva Zafra, en el oriente antioqueño; una carretera en Putumayo que también quiere ser corredor de fauna; las comunidades en La Mojana, Sucre, que se adaptan al cambio climático; una iniciativa en Providencia para salvar los corales en la isla, hasta conocer la neurociencia detrás de las comunidades pacíficas, Bibo estuvo allí para contar el país desde varios rincones.

Para lograrlo, este año la campaña contó con el soporte de sus aliados: Isagén, Seguros Equidad y Grupos Argos, el respaldo de Colciencias, la Unión Europea y el Instituto Von Humboldt, además de tener el apoyo técnico de WWF, un grupo de organizaciones que se han unido para rescatar la idea de que los bosques son un aliado vital para el desarrollo y la base que une a todos los ODS para que de aquí a 15 años estemos contando una mejor historia!

, Comprometidos con la agenda global ambiental, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/comprometidos-agenda-global-ambiental-articulo-668971, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/feed, ELESPECTADOR.COM – Medio Ambiente,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza