Mientras los habitantes de las islas del Caribe y la costa de La Florida en Estados Unidos seguían de cerca los movimientos del huracán Matthew a través de noticias en radio, televisión o internet, un grupo de científicos, pilotos, ingenieros y navegadores del Laboratorio Oceanográfico y Meteorológico del Atlántico de la NOAA recorrían las entrañas del monstruo abordo de un avión turboprop de cuatro motores.

Los “cazadores” de huracanes buscan entender mejor estos fenómenos naturales para desentrañar su naturaleza, su evolución y sus posibles impactos. En el caso de Matthew, los científicos de NOAA se adentraron en uno de los huracanes más fuertes que ha pasado por el Caribe. Con vientos que sobrepasaron los 225 kilómetros por hora, el huracán dejó más de 900 muertos. La mayoría de ellos en Haití.

En un video quedó registrado el momento en que los tripulantes del avión caza huracanes llega hasta el ojo del Matthew. La grabación de 01:36 fue publicada en el perfil de Facebook de esa oficina estatal estadounidense acompañada por un comentario del capitán Tim Gallagher: “La tripulación recién regresa de un vuelo muy turbulento dentro del poderoso huracán Matthew en un WP-30 Orion. Tome una primera mirada a través del ojo de la tormenta”.

“Cada investigador se sienta frente a una consola, pantalla de computadora o laptop montados en estantes de metal donde anteriormente hubo sillas de pasajeros. Las pantallas muestran el perfil de vuelo y lo que la tormenta está haciendo en tiempo real. Otros monitores muestran columnas de números cambiantes reflejando la actividad de instrumentos de alta tecnología conectados a fuselaje del avión: radares Doppler, sensores de microondas, lidars, dropsondes(sondas meteorológicas que se lanzan desde un avión), espectrómetros de vapor de agua y aerosoles junto a una serie de tubos para tomar muestras de aire y partículas de sal, polvo, cristales de hielo y gotas de agua”, explicó la periodista colombiana Angela Posada en un reportaje para Scientific American.

Además de los datos captados desde el interior del huracán, los científicos monitorearon a Matthew desde otros ángulos. Con un dron Global Hawk volando entre 20.000 y 30.000 pies filmaron el evento climático. Esto mientras un avión Gulfstream IV lo recorría en círculos lejos de sus vientos destructores. Para completar el panorama, los satélites no lo perdieron de vista en todo su destructivo paso por el Caribe.

 

, Científicos se metieron en el ojo del huracán Matthew, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/cientificos-se-metieron-el-ojo-del-huracan-matthew-articulo-659312, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/feed, ELESPECTADOR.COM – Medio Ambiente,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});