El plan para que Cali no se inunde

, El plan para que Cali no se inunde, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/el-plan-cali-no-se-inunde-articulo-677234, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/feed, ELESPECTADOR.COM – Medio Ambiente,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza

Bikos, la moneda de los ciclistas

Biko nació como nacen casi todas las buenas ideas: por accidente. Emilio Pombo, Enrique Cuéllar y Tomas Bleier llevaban un buen tiempo sin verse. Eran amigos desde la adolescencia, pero la vida los había llevado por caminos distintos. Emilio trabajaba como relacionista público. Enrique estudió un posgrado en Australia y luego se fue a vivir a Copenhague. Bleier viajaba por Latinoamérica por negocios.

Cuando se reencontraron en Bogotá coincidieron en que querían hacer algo por su ciudad. Tenían fresca en la memoria las calles llenas de basura por la crisis que provocó el alcalde Gustavo Petro. Emilio había creado meses atrás la campaña “It’s Colombia, not Columbia”, con la que intentó, a su modo, restituir algo del buen nombre del país en el exterior. Con cerveza en mano, hablaron por horas barajando toda clase de ideas. Unas tontas, otras irrealizables. No llegaron a nada.

Cuenta Pombo que la inquietud de hacer algo les quedó rondando en la cabeza. Investigaron un poco. Les dolía ver que en las encuestas de percepción ciudadana, muchas personas decían que lo mejor de Bogotá era salir de ella el fin de semana. Revisando más datos descubrieron que la ciclovía era uno de los emblemas por los que más se reconocía a Bogotá entre los turistas. Mas de 60 países han copiado esa idea. Y otros, como Nueva York, aún la miran con envidia. “Yo crecí con esa ciclovía. Bogotá es una de las ciudades más ciclistas del mundo”, dice Emilio.

¿Qué podían hacer para incentivar el uso de la bicicleta? Una pregunta llevó a otra y a otra, hasta que la idea se volvió redonda e incluso recibió un bonito nombre: Biko. Tenían claro desde el principio que querían una aplicación tan buena y ágil como cualquier otra. Como Facebook o Twitter. La lógica era sencilla. Los ciclistas que se inscribieran en Biko podrían monitorear sus recorridos, conocer el número de kilómetros recorridos y las calorías quemadas, y hasta la cantidad de CO2 que le ahorraban a la ciudad pedaleando. A cambio de su constancia en la bicicleta recibirían de vuelta un premio, puntos, “bikos”, una moneda virtual para reclamar beneficios en tiendas y productos de marcas asociadas. Cada kilómetro recorrido equivale a un biko. Con ayuda de amigos, familiares y sus propios ahorros contrataron una firma de tecnología y le apostaron todo al proyecto. Cerca de $400 millones. De las 30 marcas a las que les pidieron participar ofreciendo promociones, 29 dijeron que sí.

El 29 de abril de 2015 lanzaron la aplicación en Bogotá. Los domingos, Emilio se paraba en una esquina de la ciudad para ofrecer a los ciclistas naranjas a cambio de bajar la aplicación en sus celulares. Al mismo tiempo diseñó una estrategia más ambiciosa. Les pidió a algunas actrices y personas de la farándula con miles de seguidores en redes sociales, y vinculados a alguna fundación social, que apoyaran a Biko. A cambio de esa promoción les darían un premio a las fundaciones más activas promoviendo el uso de bicicletas.

Biko comenzó a despegar. Esperaban reclutar unos 2.500 usuarios el primer mes y se inscribieron casi 8.000. Hoy son 51.550. El año pasado los usuarios bogotanos en total acumularon 6,5 millones de bikos. Emilio adora traducir esos números fríos en otros que ilustren mejor lo que está ocurriendo. “Los viajes registrados en la aplicación equivalen a que un ciclista le dé 162 vueltas al planeta Tierra”, dice. El premio más redimido con bikos fue un cono de dos sabores de Crepes & Waffles. La cadena de restaurantes lanzó orgullosa su propia campaña contando a sus clientes que “era parte de la solución” al mejorar la calidad de vida en la ciudad, la salud, el medioambiente y la movilidad. Sus clientes, gracias a bikos, habían ahorrado 75 toneladas de CO2, habían quemado 9,3 millones de calorías, habían recorrido una distancia equivalente a ocho veces la circunferencia de la Tierra.

Sura fue una de las primeras empresas que le apostaron a Biko. Estimular el uso de la bicicleta es una estrategia de prevención de enfermedades perfecta. Con el apoyo de Sura se lanzó Biko en Medellín en abril de 2016 y un mes más tarde en Ciudad de México. En México, el país con más obesos del mundo, la aplicación promete una vida más saludable.

Aunque tocaron todas las puertas de los grandes fondos de inversión en Colombia, ninguno vio muy claro cómo sería el retorno de su dinero. “Nos tropezamos duro. Les parecía interesante, pero no querían invertir”, recuerda Emilio. Entonces empacaron maletas y se fueron a Miami. Ahí apareció el primer socio. Un grupo canadiense entendió el potencial y le inyectó casi medio millón de dólares. Con ese impulso llegaron a Vancouver, la ciudad más “verde” de Canadá. No había mucho que explicar allí sobre las ventajas de montar en bici. Los canadienses también comenzaron a usar la aplicación.

A finales del año pasado, Biko se instaló en San Francisco, la meca de los emprendedores. Quieren dar el salto a la “serie A”, como le dicen al circuito de empresas que logran una inversión entre uno y cinco millones de dólares. La meta es nacer en una ciudad nueva cada mes. Ya tienen la mejor carta de presentación: la fidelidad de 100.000 usuarios. Con ella, Emilio ya tocó la puerta de la Alcaldía de Los Ángeles, una de las ciudades más vanguardistas en la lucha contra el cambio climático.

“¿Están orgullosos del lema de la ciudad: ‘The Car City’?”, le preguntó al funcionario que lo atendió. Luego le resultó fácil hablar de Biko.

, Bikos, la moneda de los ciclistas, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/bikos-moneda-de-los-ciclistas-articulo-676994, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/feed, ELESPECTADOR.COM – Medio Ambiente,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza

CAR emite alerta por derrame de ácido nítrico en la vía Honda-Guaduas

Según anunció la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), en horas de la noche una tractomula que transportaba cerca de 11 mil galones de ácido nítrico tuvo un accidente en la vía Honda-Guadas, por lo que se recomienda a la comunidad no tomar agua de la quebrada La Lechugal y el río Guaduero, ya que podrían estar afectadas.

“Si bien el derrame del ácido nítrico por la transportadora Transvlimar no se dio directamente en las fuentes hídricas, los profesionales de la CAR quieren establecer con certeza que no haya ningún tipo de infiltraciones hacia los ríos y quebradas aledañas; por tal motivo, dispuso de su Centro de Investigación Ambiental – CIA para realizar las pruebas correspondientes”, anunció la Corporación en un comunicado.

Por su parte, la Unidad Departamental de Riesgo del departamento activó la alerta ambiental y pidió apoyo a Bomberos Bogotá que tienen experiencia y capacitación en sustancias peligrosas. Al momento del accidente, la empresa transportadora no contaba con un plan de contingencia; sin embargo, la empresa Traecol, luego de negociaciones con la transportadora Transvlimar, será la encargada de atender la emergencia.

El ácido nítrico es una sustancia peligrosa, ya que puede poner en riesgo la salud de las personas, así como de la fauna y el medio ambiente. Tiene una característica de corrosividad que afecta el entorno, emite vapores sofocantes y tiene un olor irritante cuando se presenta en concentraciones muy fuertes. Su principal aplicación es la industria de los fertilizantes donde se consume en alrededor de un 75% del total producido.

Al estar expuestas a este ácido las personas pueden llegar a sufrir irritación en los ojos, membranas como la boca, garganta, esófago y estómago, y causar ulceraciones y quemaduras que, dependiendo de la concentración del ácido, pueden llegar a ser muy graves.

En cuento al medio ambiente, según La Universidad Autónoma de Barcelona, España, el ácido nítrico puede llegar a cambiar la composición de algunas especies vegetales en ecosistemas acuáticos y terrestres.

 

, CAR emite alerta por derrame de ácido nítrico en la vía Honda-Guaduas, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/car-emite-alerta-derrame-de-acido-nitrico-via-honda-gua-articulo-676874, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/feed, ELESPECTADOR.COM – Medio Ambiente,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza

Greenpeace denuncia destrucción de 40.000 hectáreas protegidas en Argentina en 2016

Alrededor de 112.252 hectáreas de bosques fueron deforestadas en el norte de Argentina en 2016, de las cuales 41.595 estaban ubicadas en zonas protegidas, según un informe publicado hoy por Greenpeace, que pide que se sancione penalmente a los productores y funcionarios responsables de esta destrucción.

“Mínimo una de cada tres deforestaciones del año pasado han sido ilegales y los productores que las realizaron pagan multas irrisorias” que “con el alto rendimiento que les da la soja y la ganadería (…), no alcanzan para amedrentarlos”, denunció en una entrevista con Efe el coordinador de la Campaña de Bosques de Greenpeace en Argentina, Hernán Giardini.

El informe de la asociación ecologista abarca las norteñas provincias de Santiago del Estero, Chaco, Salta y Formosa, ya que en ellas se concentra el 80 % de la deforestación anual que tiene lugar en el país.

Según los datos difundidos, la extensión de las áreas protegidas destruidas (41.595 hectáreas) equivale a dos veces la provincia de Buenos Aires y la región más afectada es Santiago del Estero, donde “se desmontaron” 32.691 hectáreas, de las cuales 22.441 eran bosques protegidos.

Giardini aseguró a Efe que además de los productores de soja, los principales responsables de esta destrucción son los ganaderos, que debido al crecimiento de la demanda de carne vacuna durante los últimos años, se han instalado en el norte, donde el precio de las tierras es más barato.

Para él, esto es posible gracias a la colaboración de algunos funcionarios públicos, que mediante decretos han otorgado permisos en zonas donde está prohibido deforestar.

Por ese motivo, el pasado año Greenpeace presentó un proyecto de ley para que las sanciones por el desmonte ilegal y el incendio intencional en áreas protegidas no sean solo económicas o políticas, sino penales, tanto en el caso de los productores como en el de los funcionarios.

“El desarrollo de Argentina se hizo en detrimento de los bosques”, asegura Giardini, quien destaca que aunque la superficie total destruida es una parte pequeña de los 27 millones de hectáreas de bosque que se extienden en Argentina, la deforestación genera un daño “doble”: aumenta las lluvias y vuelve más vulnerables las tierras, lo que favorece las inundaciones.

“La función de esponja natural que nos da el bosque la estamos perdiendo”, señala antes de advertir que una hectárea de bosque absorbe 300 milímetros de agua por hora, mientras que una de cultivos de soja solo retiene 30 milímetros.

Asimismo, denunció que la destrucción de los bosques va de la mano de los conflictos territoriales generados por los desalojos forzosos y “violentos” de campesinos indígenas en estas zonas por parte de los empresarios, que en ocasiones recurren a grupos paramilitares para expulsarlos.

Con todo, celebró que desde la sanción de la ley de bosques en 2007, la deforestación cayó un 50 % en estas provincias, lo que demuestra que las restricciones “sirvieron”, aunque, insiste, “hay que aplicarlas mejor”.

, Greenpeace denuncia destrucción de 40.000 hectáreas protegidas en Argentina en 2016, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/greenpeace-denuncia-destruccion-de-40000-hectareas-prot-articulo-676700, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/feed, ELESPECTADOR.COM – Medio Ambiente,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza

Mercaderes (Cauca) vuelve a decirle no a la minería

Saliendo desde la Casa Campesina hasta llegar a la Casa de la Cultura en la vereda La Esmeralda, más de 5.000 personas del municipio de Mercaderes, Cauca, se darán cita hoy al medio día para marchar en contra de lo que, creen, podría convertirse en un proyecto minero que agote sus recursos hídricos.

Con esta iniciativa, convocada por la Coordinadora Campesina y Popular Mercadereña, asociación que a su vez reúne a cuatro organizaciones sociales del municipio, buscan interrumpir el proceso de socialización que estará llevando a cabo el Grupo CI S.A.S ante el Consejo Municipal de Mercaderes, sobre un estudio de prospección minera que están realizando en la zona.

Según explica Jaime Solarte, tesorero de la Asociación Nacional de Usuarios Campesinos – una de las cuatro organizaciones mencionadas –  el Grupo CI S.A.S podría terminar interviniendo en zonas claves para garantizar el agua de los habitantes del municipio, que se encuentra al sur del departamento del Cauca.

“En el corregimiento de la Esmeralda está el Cerro Campana, donde nace el río Alto Viejo. Si lo que ellos quieren hacer es una exploración y explotación minera, van a terminar desapareciéndonos, porque este es un clima cálido donde el agua es escasa”, afirmó a El Espectador. Además, agrega, este río es la fuente hídrica para tres municipios más: Florencia y Bolívar, en el Cauca, y San Pablo, en Nariño.

Las sospechas de que la zona era atractiva para minería la tuvieron cuando vieron algunas avionetas y helicópteros sobrevolar, pero fue confirmada hace dos semanas, cuando algunos topógrafos llegaron a Cerro Campana.

Sin embargo, según advierte Jorge Benavides, geólogo PhD y gerente de exploraciones del Grupo CI S.A.S, el problema radica en la desinformación, pues lo que ellos quieren hacer es apenas una prospección para ver si hay o no indicios de oro. “Nosotros no vamos a perforar ni hacer daño al medio ambiente, porque esto es un estudio preliminar. Somos un grupo técnico, que no tiene la misma forma de operar que la minería ilegal y tampoco somos una multinacional, como creen algunas personas”.

De hecho, parte de que el municipio de Mercaderes sepa de antemano que no quiere la presencia de minería, parte de la última experiencia que tuvieron con los mineros ilegales, cuando a punta de retroexcavadoras y contaminación del agua, terminaron por acabar con el caudal del Río Sambingo, entre los municipios de Mercaderes y Bolívar.

“Nosotros ya sabemos cómo es eso. Aquí legamos a tener hasta 72 retroexcavadoras y gente que venia del Chocó, de Antioquia, de la Costa Caribe, la Pacifica y del Norte del Cauca haciendo minería ilegal. A la final por la presión de nuestras movilizaciones, el Gobernador y las Fuerzas Militares, los sacamos, pero el río ya estaba casi destruido”, comenta Solarte. Esta vez no están esperando a que siquiera se explore para darle un no rotundo a la minería.

Ahora, aunque el gerente de exploraciones del Grupo CI S.A.S cree que el proceso está muy crudo para “prender las alarmas sobre minería”, aclara que en caso de que sí se llegue a abrir una mina, en la vuelta de cinco o siete años, se haría con todos los patrones de sostenibilidad, por lo que no se afectaría ni el río Alto Viejo ni el Cerro Campana.

“Nosotros tenemos todas las solicitudes ante la Agencia Nacional Minera, por lo que en caso eventual de que se haga minería, esta cumpliría con todas las exigencias de la ley. Si se logra un proyecto minero sostenible habría un jalón impresionante para la zona, sobre todo pensando en una situación en posconflicto”, advierte.

, Mercaderes (Cauca) vuelve a decirle no a la minería, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/mercaderes-cauca-vuelve-decirle-no-mineria-articulo-676688, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/feed, ELESPECTADOR.COM – Medio Ambiente,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza

Ciudad china inaugura un carril elevado para bicicletas

La ciudad china de Xiamen, en el sureste del país, se ha convertido en una de las primeras del mundo en instalar un carril elevado para bicicletas, una iniciativa que también se han planteado poner en práctica en el pasado países como el Reino Unido o EE.UU., para reducir el tráfico y la contaminación.

El nuevo carril, que en algunas partes alcanza los cinco metros de altura y hoy comenzó a ser usado en fase experimental, conecta las cinco principales áreas residenciales y los tres grandes barrios comerciales de la ciudad costera, señaló la agencia oficial Xinhua.

Según sus diseñadores, el carril, cerrado por las noches, podrá acomodar un tráfico de más de 2.000 bicicletas por hora y está conectado a través de 11 incorporaciones con estaciones de autobús y de metro de la ciudad.

Varias ciudades europeas de países con gran tradición cicloturística como Eindhoven (Holanda) o Copenhague (Dinamarca), han instalado carriles similares.

Las ciudades chinas, con graves problemas de congestión del tráfico y contaminación, están probando diversas medidas para reducir el uso del automóvil, que van desde las más convencionales (construcción de redes de metro, promoción de los vehículos eléctricos) a otras más revolucionarias.

Entre estas últimas destaca la investigación de un autobús-túnel, también elevado, que podría circular sobre el tráfico y ser una alternativa más barata al metro, una idea que tuvo una gran atracción mediática el pasado año pero que está algo abandonada debido a problemas de viabilidad y financiación. 

, Ciudad china inaugura un carril elevado para bicicletas, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/ciudad-china-inaugura-un-carril-elevado-bicicletas-articulo-676656, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/feed, ELESPECTADOR.COM – Medio Ambiente,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza

Chocó y su plan contra el cambio climático

Chocó ha sido uno de los departamentos más golpeados por el conflicto armado en Colombia. Pero además de la carga de la violencia, su población sufre una crisis humanitaria causada por la pobreza y la ausencia del Estado, que se siente en la falta de acueductos, electricidad, infraestructura, falencias en la educación y precariedad del sistema de salud.

Sin embargo, el posconflicto ha alimentado las esperanzas de que este escenario va a cambiar y ya ha contribuido a que, por ejemplo, la comunidad internacional haya solicitado US$4,5 millones para atender las necesidades inmediatas del departamento. Además existe la posibilidad de obtener cooperación adicional para proyectos relacionados con temas de ambiente y paz.

El ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Luis Gilberto Murillo, el único miembro del gabinete de Juan Manuel Santos oriundo del Chocó, habla sobre las oportunidades que el proceso de paz con las Farc le abren al departamento y el impacto que tendrá la implementación del Plan Integral de Cambio Climático, prevista para el segundo trimestre del año.

¿En qué consiste el proyecto?

Este es un plan formulado por el Instituto de Investigaciones Ambientales del Pacífico y pretende preparar al departamento en la mitigación de gases de efecto invernadero, responsables del calentamiento global, con la disminución de la deforestación y la adaptación a fenómenos climáticos externos que causan inundaciones, deslizamientos, etc.

Con tantas necesidades que tiene el departamento, ¿por qué este plan resulta importante?

El plan tiene 32 líneas de trabajo que buscan adaptar al departamento a la realidad climática que vive el mundo. La idea es que la Gobernación y las alcaldías tengan herramientas para la toma de decisiones relacionadas con ordenamiento territorial, planificación del territorio y sus inversiones a través de los planes de desarrollo. Por ejemplo, en el Chocó hay una enorme tarea de canalización de ríos, mejoramiento de cuencas hidrográficas y traslado de algunas poblaciones a sitios seguros. Ahí queremos intervenir.

¿Qué tanto se ha avanzado en su implementación?

A finales de 2015 se firmó el convenio y a principios del año pasado se inició la formulación. En este momento está casi en etapa de consulta, de divulgación con las distintas comunidades. Tan pronto se avancen los lineamientos del orden nacional, donde esperamos que se apruebe la Ley de Cambio Climático, empezaríamos a implementarlo. Aspiro a que en el segundo trimestre de este año ya comencemos con algunas acciones puntuales.

¿Cómo es el trabajo con las comunidades?

Lo primero que ha establecido el Instituto de Investigaciones del Pacífico para poder avanzar son acciones de educación y participación con los habitantes del departamento. Hay una tarea puntual de concientización sobre las amenazas que genera el cambio climático y el papel que tiene cada ciudadano para reaccionar ante ellas.

¿Cuáles son los principales desafíos con los que se han encontrado?

La planificación del territorio, porque hay muy poca información, por eso hacemos un llamado para que los municipios avancen con el levantamiento de datos en sus catastros y que se puedan plantear acciones concretas relacionadas con la ubicación de los asentamientos humanos y las inversiones en el departamento para enfrentar el cambio climático.

Lo segundo es que, como hay un alto riesgo de inundación y en el Chocó se ha presentado un proceso de sedimentación de ríos, es clave que las acciones abarquen tres áreas: el mantenimiento de cuencas hidrográficas, la implementación de unas medidas de control y recuperación de la deforestación, y la reubicación parcial o total de varias poblaciones.

¿De cuánto es la inversión?

No tengo el dato exacto, pero ya está previsto en el plan. Aunque vamos a tener que ajustarla con nuevas realidades, será un plan integral que involucra las inversiones del Gobierno, la Gobernación, las alcaldías, el sector privado y la cooperación internacional.

¿Qué organismos internacionales participarán?

Hay interés del gobierno de Estados Unidos y de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid). Igualmente, estamos trabajando con el Banco Mundial en la formulación de una iniciativa que hemos denominado Visión Pacífico Sostenible, que permitirá acceder a recursos de pago por resultados en disminución de la deforestación. Esto nos daría la posibilidad de presentar a los gobiernos de Noruega, Alemania y el Reino Unido este tipo de proyectos de mitigación y adaptación al cambio climático.

, Chocó y su plan contra el cambio climático, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/choco-y-su-plan-contra-el-cambio-climatico-articulo-676540, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/feed, ELESPECTADOR.COM – Medio Ambiente,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza

Chocó y su plan contra el cambio climático

Chocó ha sido uno de los departamentos más golpeados por el conflicto armado en Colombia. Pero además de la carga de la violencia, su población sufre una crisis humanitaria causada por la pobreza y la ausencia del Estado, que se siente en la falta de acueductos, electricidad, infraestructura, falencias en la educación y precariedad del sistema de salud.

Sin embargo, el posconflicto ha alimentado las esperanzas de que este escenario va a cambiar y ya ha contribuido a que, por ejemplo, la comunidad internacional haya solicitado US$4,5 millones para atender las necesidades inmediatas del departamento. Además existe la posibilidad de obtener cooperación adicional para proyectos relacionados con temas de ambiente y paz.

El ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Luis Gilberto Murillo, el único miembro del gabinete de Juan Manuel Santos oriundo del Chocó, habla sobre las oportunidades que el proceso de paz con las Farc le abren al departamento y el impacto que tendrá la implementación del Plan Integral de Cambio Climático, prevista para el segundo trimestre del año.

¿En qué consiste el proyecto?

Este es un plan formulado por el Instituto de Investigaciones Ambientales del Pacífico y pretende preparar al departamento en la mitigación de gases de efecto invernadero, responsables del calentamiento global, con la disminución de la deforestación y la adaptación a fenómenos climáticos externos que causan inundaciones, deslizamientos, etc.

Con tantas necesidades que tiene el departamento, ¿por qué este plan resulta importante?

El plan tiene 32 líneas de trabajo que buscan adaptar al departamento a la realidad climática que vive el mundo. La idea es que la Gobernación y las alcaldías tengan herramientas para la toma de decisiones relacionadas con ordenamiento territorial, planificación del territorio y sus inversiones a través de los planes de desarrollo. Por ejemplo, en el Chocó hay una enorme tarea de canalización de ríos, mejoramiento de cuencas hidrográficas y traslado de algunas poblaciones a sitios seguros. Ahí queremos intervenir.

¿Qué tanto se ha avanzado en su implementación?

A finales de 2015 se firmó el convenio y a principios del año pasado se inició la formulación. En este momento está casi en etapa de consulta, de divulgación con las distintas comunidades. Tan pronto se avancen los lineamientos del orden nacional, donde esperamos que se apruebe la Ley de Cambio Climático, empezaríamos a implementarlo. Aspiro a que en el segundo trimestre de este año ya comencemos con algunas acciones puntuales.

¿Cómo es el trabajo con las comunidades?

Lo primero que ha establecido el Instituto de Investigaciones del Pacífico para poder avanzar son acciones de educación y participación con los habitantes del departamento. Hay una tarea puntual de concientización sobre las amenazas que genera el cambio climático y el papel que tiene cada ciudadano para reaccionar ante ellas.

¿Cuáles son los principales desafíos con los que se han encontrado?

La planificación del territorio, porque hay muy poca información, por eso hacemos un llamado para que los municipios avancen con el levantamiento de datos en sus catastros y que se puedan plantear acciones concretas relacionadas con la ubicación de los asentamientos humanos y las inversiones en el departamento para enfrentar el cambio climático.

Lo segundo es que, como hay un alto riesgo de inundación y en el Chocó se ha presentado un proceso de sedimentación de ríos, es clave que las acciones abarquen tres áreas: el mantenimiento de cuencas hidrográficas, la implementación de unas medidas de control y recuperación de la deforestación, y la reubicación parcial o total de varias poblaciones.

¿De cuánto es la inversión?

No tengo el dato exacto, pero ya está previsto en el plan. Aunque vamos a tener que ajustarla con nuevas realidades, será un plan integral que involucra las inversiones del Gobierno, la Gobernación, las alcaldías, el sector privado y la cooperación internacional.

¿Qué organismos internacionales participarán?

Hay interés del gobierno de Estados Unidos y de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid). Igualmente, estamos trabajando con el Banco Mundial en la formulación de una iniciativa que hemos denominado Visión Pacífico Sostenible, que permitirá acceder a recursos de pago por resultados en disminución de la deforestación. Esto nos daría la posibilidad de presentar a los gobiernos de Noruega, Alemania y el Reino Unido este tipo de proyectos de mitigación y adaptación al cambio climático.

, Chocó y su plan contra el cambio climático, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/choco-y-su-plan-contra-el-cambio-climatico-articulo-676540, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/feed, ELESPECTADOR.COM – Medio Ambiente,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza

Plantas contra la contaminación

Aunque el sitio web de la Presidencia de Estados Unidos dedicado al cambio climático haya desaparecido con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, este fenómeno, y principalmente la contaminación, no dejan de ser una realidad que causa anualmente la muerte de 12,6 millones de personas, según la Organización Mundial de la Salud.

En busca de soluciones, organizaciones como The Nature Conservancy no se han quedado quietas. A finales del año pasado, esta entidad publicó los resultados de un estudio en el que se encontró que la contaminación del aire podría reducirse si cada habitante de las grandes ciudades del mundo invirtiera US $4 en plantar árboles.

El informe, llamado Plantando Aire Sano, analizó la concentración de polución y la densidad poblacional de 245 ciudades y las clasificó de acuerdo a la necesidad que tiene cada una de contar con espacios verdes. Partiendo del hecho de que los árboles limpian el aire a través de su proceso de fotosíntesis, y cruzando los datos de la cantidad de habitantes que tiene cada una y el costo de sembrar una planta; llegaron a la cifra de US $4 por persona.

Una acción que, de acuerdo con Rob McDonald, líder de la investigación, también contribuiría a enfriar la temperatura de las calles, teniendo en cuenta que los “árboles son igual de eficientes que soluciones más tradicionales como colocar depuradores o pintar los techos de blanco”. Según los resultados arrojados por el informe, una inversión mundial anual de US $ 100 millones podría disminuir significativamente la contaminación atmosférica que a diario respiran cerca de 68 millones de personas.

Como no todo el mundo tiene la disponibilidad de tiempo para comprar, plantar y cuidar árboles; una alternativa podría ser la propuesta que hizo Bill Wolverton hace más de dos décadas en el estudio que elaboró para la Nasa: Plantas para la reducción de la contaminación del aire en interiores. En este trabajo se explora cómo ciertas especies fáciles de conseguir y que no requieren de mayores cuidados, tienen el poder de eliminar agentes contaminantes como el benceno, formaldehido, xileno, amoníaco y tricloroetileno.

En total se analizaron 12 plantas. Entre las más destacadas se encuentra el espatafilo, también conocido como flor de la paz, que absorbe los cinco contaminantes con facilidad. En solo un día puede remover 27,064 microgramos de tricloroetileno, que se encuentra en desengrasantes, pinturas y adhesivos.

La lengua de suegra solo flaquea frente al amoníaco, pero tiene la capacidad de eliminar el tolueno, un compuesto presente en cauchos, resinas y lacas. Su fuerte, sin embargo, es el formaldehido: 31,294 microgramos en 24 horas. Esta última característica la comparte con la palmera de bambú, que es la que mejor procesa esta sustancia que traen las bolsas plásticas, los papeles, telas y cosméticos. Puede asimilar hasta 76.707 microgramos en 24 horas.

, Plantas contra la contaminación, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/plantas-contra-contaminacion-articulo-676561, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/feed, ELESPECTADOR.COM – Medio Ambiente,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza

Plantas contra la contaminación

Aunque el sitio web de la Presidencia de Estados Unidos dedicado al cambio climático haya desaparecido con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, este fenómeno, y principalmente la contaminación, no dejan de ser una realidad que causa anualmente la muerte de 12,6 millones de personas, según la Organización Mundial de la Salud.

En busca de soluciones, organizaciones como The Nature Conservancy no se han quedado quietas. A finales del año pasado, esta entidad publicó los resultados de un estudio en el que se encontró que la contaminación del aire podría reducirse si cada habitante de las grandes ciudades del mundo invirtiera US $4 en plantar árboles.

El informe, llamado Plantando Aire Sano, analizó la concentración de polución y la densidad poblacional de 245 ciudades y las clasificó de acuerdo a la necesidad que tiene cada una de contar con espacios verdes. Partiendo del hecho de que los árboles limpian el aire a través de su proceso de fotosíntesis, y cruzando los datos de la cantidad de habitantes que tiene cada una y el costo de sembrar una planta; llegaron a la cifra de US $4 por persona.

Una acción que, de acuerdo con Rob McDonald, líder de la investigación, también contribuiría a enfriar la temperatura de las calles, teniendo en cuenta que los “árboles son igual de eficientes que soluciones más tradicionales como colocar depuradores o pintar los techos de blanco”. Según los resultados arrojados por el informe, una inversión mundial anual de US $ 100 millones podría disminuir significativamente la contaminación atmosférica que a diario respiran cerca de 68 millones de personas.

Como no todo el mundo tiene la disponibilidad de tiempo para comprar, plantar y cuidar árboles; una alternativa podría ser la propuesta que hizo Bill Wolverton hace más de dos décadas en el estudio que elaboró para la Nasa: Plantas para la reducción de la contaminación del aire en interiores. En este trabajo se explora cómo ciertas especies fáciles de conseguir y que no requieren de mayores cuidados, tienen el poder de eliminar agentes contaminantes como el benceno, formaldehido, xileno, amoníaco y tricloroetileno.

En total se analizaron 12 plantas. Entre las más destacadas se encuentra el espatafilo, también conocido como flor de la paz, que absorbe los cinco contaminantes con facilidad. En solo un día puede remover 27,064 microgramos de tricloroetileno, que se encuentra en desengrasantes, pinturas y adhesivos.

La lengua de suegra solo flaquea frente al amoníaco, pero tiene la capacidad de eliminar el tolueno, un compuesto presente en cauchos, resinas y lacas. Su fuerte, sin embargo, es el formaldehido: 31,294 microgramos en 24 horas. Esta última característica la comparte con la palmera de bambú, que es la que mejor procesa esta sustancia que traen las bolsas plásticas, los papeles, telas y cosméticos. Puede asimilar hasta 76.707 microgramos en 24 horas.

, Plantas contra la contaminación, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/plantas-contra-contaminacion-articulo-676561, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/feed, ELESPECTADOR.COM – Medio Ambiente,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza