Puerto Rico se unirá este viernes a los países más respetuosos con el medioambiente con la entrada en vigor de la ley que prohíbe a los establecimientos comerciales la entrega de bolsas de plástico desechables a sus clientes.

Los ciudadanos de la isla que realicen sus compras se encontrarán con que en algunos establecimientos las bolsas de plástico que durante décadas les han acompañado no están disponibles, debido a la Ley para la Promoción de Bolsas Reusables y la Reglamentación del Uso de Bolsas Plásticas.

Aunque en teoría no habrá más bolsas desechables en tiendas, supermercados y otros establecimientos hay todavía, a horas de la entrada en vigor de la norma, dudas sobre si realmente desaparecerán las bolsas, habrá un periodo de transición o se evitará cumplir con la ley de forma rigurosa, por lo menos en un primer momento.

La ley señala que aunque los establecimientos no podrán entregar bolsas de plástico desechables a sus clientes estos sí pueden acudir a realizar sus compras con las que tengan almacenadas en sus hogares, a lo que se suma un periodo transitorio de 6 meses para las tiendas.

La Ley 247-2015, aprobada el 29 de diciembre de 2015, establece que a partir del 30 de diciembre de 2016, queda prohibido que los establecimientos comerciales en Puerto Rico proporcione bolsas plásticas desechables a sus clientes.

La legislación persigue reducir y minimizar el uso de las bolsas plásticas debido al impacto adverso que tienen para el medioambiente.

Como alternativa, los establecimientos comerciales entregarán o tendrán disponibles para la venta bolsas de tela u otro material que cumpla con las características establecidas en la ley.

Los establecimientos comerciales tienen además la obligación de informar a sus clientes sobre la aprobación e implantación de la norma.

El secretario del Departamento de Asuntos del Consumidor (DACO), Nery Adames, señaló sobre el asunto que se trata de una medida -impulsada por el Ejecutivo de Alejandro García Padilla que acaba este mes su legislatura- que busca la protección del medioambiente, ya que las bolsas de plástico se tardan en descomponer un mínimo de 100 años y sus componentes pueden contaminar aguas y suelos.

Adames aclaró que los comercios están obligados a ofrecer bolsas de papel o reusables, aunque podrán establecer un coste de venta.

Sin embargo, matizó que los establecimientos que tengan en inventario gran cantidad de número de bolsas dispondrán para agotarlo de un periodo de transición de 6 meses, en el que el DACO podrá orientar a las empresas sobre la mejor manera de llevar a cabo el cambio.

Quedan además exentos de cumplimiento de la norma los establecimientos que usan bolsas de plástico específicas para hielo y pan.

El periodo de transición termina el 1 de julio de 2017, fecha a partir de la cual las multas por infracción comenzarán con sanciones iniciales de 100 dólares, de 150 dólares por la segunda y 200 por cada violación posterior.

Según datos de la Autoridad de Desperdicios Sólidos (ADS) local, entre 2012 y 2015 se importaron desde Puerto Rico aproximadamente 1.700 millones de bolsas plásticas.

Las bolsas de plástico que llegan o se tiran al mar representan una amenaza para la vida marina al cubrir arrecifes de coral y provocar la muerte de aves y las tortugas como el tinglar y el peje blanco, que se ahogan al tragarlas, al confundirlas con sepias y calamares. 

, Bolsas de plástico, prohibidas en Puerto Rico a partir de este viernes, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/bolsas-de-plastico-prohibidas-puerto-rico-partir-de-vie-articulo-672607, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/feed, ELESPECTADOR.COM – Medio Ambiente,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza