Localización: Fijar, encerrar en límites determinados.Lugares: Porción de espacios.Locales: Perteneciente o relativo a un lugar.Dislocación: Alteración del orden natural de palabras de una lengua, con finalidad expresiva.

Estas cuatro palabras han taladrado durante años la mente de Fernando Escobar, artista y curador antioqueño. Los lugares y su relación con los individuos han atravesado su obra: “La geografía ha sido una constante en las preguntas que me hago como instalador o como artista o como investigador o como académico. Siempre he necesitado una revisión constante de la geografía global y local, porque, en medio de un flujo fuertísimo de globalización, se han estandarizado las formas de hacer, de pensar y de estar. Y esos cambios globales también han afectado la manera de producir, circular y narrar las prácticas artísticas. Siento que a veces se celebra de manera muy simple y fácil la creación. Esos procesos quedan invisibilizados por los efectos de la rapidez mediática y se pierde la relación con los lugares de dónde emergen esas obras y las condiciones reales de dónde surgen. El vínculo entre la obra y el espectador se está diluyendo, perdiendo”.

La propuesta que Escobar pasó a ArtBo, cuando lo llamaron este año para ser el curador de Artecámara, tenía que ver con eso: una reflexión sobre la noción de los lugares y sus relaciones con las personas: lo que dicen, cómo se comportan. Así Escobar se convirtió en el curador de la sección que muestra a las jóvenes promesas del arte colombiano.

Quiere que Artecámara se convierta en el lugar donde se rescate la importancia del pensamiento reposado. “Producir ideas buenas no es tan rápido ni fotogénico como a veces quisiéramos”. Por eso los 24 artistas (menores de 40 años), que fueron escogidos para ser parte de la sección, trabajan de formas diferentes las experiencias que resiginifican la vida cotidiana y la relación de los individuos con sus espacios.

Es paradójico que en una de las ferias de arte más importantes -y caras- de América Latina haya un espacio para artistas emergentes que no son representados por ninguna galería. “Artecámara se ha vuelto una caja de resonancia social. Es algo extraña, porque está en medio de la feria y quienes exponen son artistas que están al margen del mercado”.

Escobar encontró la relación entre lugares y temporalidad en los noventa. Cuando estaba en la universidad, leyó un llamado de atención de un artista francés que se preocupaba por la rapidez que había adquirido el mundo y cómo se estaba perdiendo la imagen de los lugares. Para él, a pesar de que cada vez existían imágenes más impresionantes de un lugar, se perdía la cercanía entre ese sitio y la persona.

Con esa premisa en la cabeza, Escobar revisó las más de 700 propuestas que recibió Artecámara este año. “La producción de nuevos paisajes. Eso era lo que quería: ver la vida cotidiana desde diferentes ópticas”.

Este año Artecámara contará con paisajes de lugares míticos, una gran quimera de animales y elementos fantásticos que rompen con la producción artística que existe en el país desde mediados del siglo XX. Hay piezas que atienden a la memoria cultural del campo y las relaciones entre lo rural y lo urbano, que son, básicamente, los vínculos en los que se ha formado la identidad colombiana.

Los trabajos que encontrarán los espectadores en esta edición de Artecámara contemplan todas las esferas artísticas: desde instalación, video, performance, pintura y grabado hasta escultura.

, Artistas al margen del mercado, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/artistas-al-margen-del-mercado-articulo-661652, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/feed, ELESPECTADOR.COM – Zodiaco, Cultura,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza – protección ambiental