6

“Conoce personas interesantes a tu alrededor”. Así promete Tinder que nadie tendrá que atravesar el continente para encontrar su futura pareja. Es una aplicación geosocial, es decir, que sólo cruza perfiles compatibles que estén dentro del rango de kilómetros determinados por cada usuario. Las opciones van desde 1 hasta 161. Desde girar la cabeza hasta manejar dos horas a una velocidad promedio. (Lea también: Amor al primer “like”)

Luego vienen las conexiones comunes. Durante el registro, los usuarios aceptan que Tinder tenga acceso a sus cuentas de Facebook y haga las veces de celestina digital. Que encuentre amigos comunes, likes en fan pages, lugares visitados y eventos a los que ambos quieran asistir. Tinder funciona en 196 países y desde el 2012, año de su fundación, ha conseguido 10 mil millones de matches, más de 25 millones por día. (Lea: Amor al primer “like” (Segunda parte))

-Yo puedo enumerar las variables que me cruzaron con Jonathan – dice Ana. Tenemos siete amigos en común, los dos somos muy activos likeando fanpages y podemos tener más de 10 en las que estamos de acuerdo. Cuando nos conocimos, él trabajaba en la calle 92 con carrera 15 y yo pasaba mucho tiempo por esa zona. Y él dice en su perfil que es diseñador de la Universidad Jorge Tadeo Lozano. Yo también soy diseñadora de la Tadeo. (Vea también: Amor al primer “like” (Tercera parte))

A la información que los usuarios publican en su perfil y a la que Tinder absorbe de Facebook, se suma la información por retargeting. Un tipo de mercadeo digital que busca recapturar a quienes interactuaron antes con una marca, pero no se convirtieron en compradores. Entrar a la tienda online de Christian Louboutin y enamorarse de los últimos zapatos Pigalle Follies, pero no comprarlos, hará que la cuenta de Facebook del consumidor enamorado se llene de anuncios publicitarios con la última colección Louboutin. Cada acción en la red, por ingenua que parezca, es un dato útil para el mundo digital. Jonathan visita muchas de las páginas que visita Ana y posiblemente deja de comprar las mismas cosas. Con seguridad, su retargeting esta lleno de puntos en común. (Lea: Amor al primer “like” (Cuarta parte))

-Pero así le des una explicación lógica y práctica al asunto, hubo siempre algo más – dice Ana-. Al final, esto es solo un facilitador y la magia sí existe. Puede ser la conversación más encantadora de la vida, pero si uno no sale del celular, no pasa nada. Si no sientes esas ganas irremediables de tenerlo enfrente, nada es real. (Lea también: Amor al primer “like” (Quinta parte))
 

, Amor al primer "like" (Sexta parte), http://www.elespectador.com/noticias/cultura/amor-al-primer-like-sexta-parte-articulo-670352, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/feed, ELESPECTADOR.COM – Zodiaco, Cultura,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza – protección ambiental