Gabriel Fauré (1845-1924)

Más que un músico, él es el puente conector entre las últimas notas del Romanticismo y el naciente Modernismo del siglo XX. Al comienzo de su actividad artística se destacó en su natal Pamiers como director de coros y organista de las más importantes iglesias de la región. Su fama como intérprete del instrumento llegó a tal punto que le tocaba componer únicamente durante las vacaciones de verano. “Pavana”, “Réquiem”, “Nocturnos” y algunas canciones tradicionales son el legado sonoro más destacado de este autor.

Claude Debussy (1862-1918)

A este francés lo mejores no definirlo como un compositor, porque para él ese término no se ajustaba a sus labores en las partituras. Una de sus máximas distracciones consistía en asistir a espectáculos de ópera y siempre dijo que su encuentro con Wagner lo marcó y nunca olvidó la primera vez que vio representada la historia de “Tristán e Isolda”. El impacto de su música es tan grande que superó las fronteras de su país y se le considera vital en el desarrollo de las manifestaciones sonoras en todo el continente europeo. Fue noctámbulo y asiduo visitante a los ambientes de los cafés tanto en Francia como en Italia, y muchas veces sus escasos recursos económicos y sus conflictos personales aparecieron reflejados en su obra musical. Además de ser un “Caballero de la Legión de Honor”, también es una de las figuras emblemáticas del estilo impresionista.

Maurice Ravel (1875 – 1937)

A este hombre nacido en Ciboure, Labort, se le atribuye una de las primeras giras multitudinarias de un artista por algunas de las ciudades más importantes de Estados Unidos. Como compositor, orquestador e intérprete obtuvo fama mundial y llegó a la cúspide de su carrera a finales de la década del 20 y comienzos del 30. Él es de esos personajes difíciles de encasillar porque su estilo visitó los senderos del expresionismo, pero también coqueteó con manifestaciones del neoclásico, sin olvidar sus vínculos con el impresionismo.

Erik Satie (1866 – 1925)

El cabaré fue la escuela de formación principal para este autor. Su condición autodidacta fue su característica hasta que cumplió 40 años, porque a partir de ese momento decidió complementar sus saberes con el conocimiento de la academia tradicional. Se le considera pionero de las expresiones minimalistas, un estilo musical en el que los cambios son mínimos y se realizan de manera paulatina, tanto así que el final de la creación es totalmente diferente a sus notas iniciales. Además de la composición, Satie tuvo una fuerte inspiración para textos de corte intelectual y por eso muchas veces se cita su nombre y se le adjunta la expresión “pensador”. Una particularidad adicional de este genio francés es que algunas de sus creaciones aparecen a nombre de Alfred Eric Leslie Satie, mientras que otras se publicaron bajo los seudónimos de Virginie Lebeau y François de Paule. Muchas de sus partituras tienen comentarios a pie de página de su puño y letra.

Camille Saint-Saën (1835 – 1921)

La matemática y la música  se dieron cita en la cabeza de este compositor parisino. Ambas aristas del conocimiento se complementaron en cada una de sus creaciones. Para él, los números eran la exactitud mientras que el arte sonoro fue definido como la perfección en movimiento. El dominio de muchas ciencias, como la geología, la arqueología, la botánica y la entomología, influyeron de manera poderosa en su labor como compositor. Sin embargo, lo que más marcó sus obras fue su condición de viajero empedernido. A Saint-Saën la experiencia de conocer nuevos lugares o de recorrer escenarios visitados con anterioridad, lo motivaba a sentarse en frente de un pentagrama para darle vuelo a la imaginación. Fue también un diestro intérprete del órgano, pero cuando estaba cerca de las teclas, a las blancas y las negras, lo que más le gustaba era la improvisación. Se le considera, entre otras cosas, un renovador de la música francesa.

, “Allons enfants de la Patrie”, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/allons-enfants-de-patrie-articulo-665377, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/feed, ELESPECTADOR.COM – Zodiaco, Cultura,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza – protección ambiental