Esmeralda Catalina La Grande 2010

NOTICIAS:
Es una piedra preciosa muy valorada. Ya en la antigüedad las piedras de color verde, como la malaquita, y la variscita fueron muy apreciadas. La esmeralda une a su color verde especialmente intenso la propiedad de ser transparente o al menos traslúcida, y su mayor brillo al ser pulida. Su nombre, posiblemente persa, significa piedra verde y su tonalidad ha dado nombre al color verde esmeralda.

Técnicamente, la esmeralda es una variedad de berilo cuyo color se debe a la presencia de cromo y/o vanadio. Su valor como gema depende críticamente de su grado de transparencia. La esmeralda casi opaca es relativamente común y se encuentra en muchos países, pero su valor es actualmente muy limitado. La esmeralda de calidad gema debe ser transparente, aunque casi nunca está libre de inclusiones e imperfecciones internas, el llamado “jardín de la esmeralda, y es mucho más rara.

Esmeraldas del Mundo.
La esmeralda1​es la variedad verde del berilo, un mineral ciclosilicato de berilio y aluminio de fórmula química Be3Al2(SiO3)6, que contiene además pequeñas cantidades de cromo y, en algunos casos, vanadio, que le proporcionan su característico color verde. El peso específico oscila entre 2,65 y 2,90 y posee una dureza de 7,5 a 8 en la escala de Mohs.

https://es.wikipedia.org/wiki/Esmeralda

Las esmeraldas han sido una de las piedras preciosas más buscadas durante más de 4.000 años. Muchos historiadores asocian las esmeraldas con la reina Cleopatra, la última faraona de Egipto. Cleopatra estaba tan obsesionada con las esmeraldas que a menudo adornaba sus túnicas, joyas y coronas con ellas. Las esmeraldas se encuentran aproximadamente 20 veces menos que los diamantes y son altamente valoradas.Si bien de seguro no estás en la búsqueda de una esmeralda para ponerla en tu corona, quizá de todas formas desees comprar o vender una piedra preciosa de calidad. Es importante conocer los elementos que contribuyen a su valor antes de comprar o vender una. https://es.wikihow.com/saber-el-valor-de-una-esmeralda