Gay Talese: la sed del ojo

Las historias nadan en aguas profundas, lejanas. De mil, solo una vez el material para un suculento artículo llama a la puerta de un periodista: eso le ocurrió al renombrado escritor italoamericano Gay Talese el 7 de enero de 1980. Ese día llegó a su casa en Nueva York una carta manuscrita en la cual un locuaz sujeto de mediana edad le confiesa con pocas reticencias un secreto visceral: desde hace varios años husmea en la intimidad de los huéspedes de su motel –sí, a la manera de Norman Bates–.

El tono de la misiva revela de entrada algo que el lector ratificará de la mano de Talese a lo largo de las 225 páginas de El motel del voyeur (Alfaguara, 2017): el carácter polifacético de Gerald Foos. Convencido del cariz científico de su empresa, Foos recopiló durante más de dos decenios escenas eróticas y privadas de los clientes del motel Manor House, ubicado en la populosa avenida de una pequeña ciudad gringa, alejada del brillo de la Gran Manzana o de Las Vegas.

Sin remordimiento alguno, el voyeur –palabra con la que Foos se designa a sí mismo en las cuartillas de Diario de un voyeur, la principal fuente documental del libro aquí comentado– describe y glosa la manera como los visitantes de su negocio se entregan al deporte más antiguo y travieso: el de buscar el placer en los recodos de la carne. Delante de las ávidas pupilas del protagonista del reportaje pasan las lentas pero profundas transformaciones culturales desatadas por la revolución sexual de mediados de los sesenta del siglo XX: la salida del clóset de parejas interraciales, lesbianas y homosexuales; la irrupción pública de prácticas amatorias colectivas, entre otras. El humor, no obstante la apariencia escabrosa del asunto, no falta en los fragmentos de la obra de Foos citados por Talese. Verbigracia, Foos acaricia en sus ratos de ocio una divertida y peregrina idea: se cree capaz de comunicarse telepáticamente con una fémina si esta acaba de masturbarse en la soledad de un cuarto.

La amistad por correspondencia entre Foos y Talese superó el umbral de las tres décadas, incluso a pesar del cortés duelo: el primero decidió contarle al periodista hasta la minucia de su singular pasatiempo con la exigencia de no revelar su identidad. Ante tal pedido, Talese archivó la idea de escribir sobre el fisgón: un ítem de su código profesional lo obliga a llamar siempre con nombres reales a sus fuentes. Con los naturales altibajos de una relación tan peculiar, la de Talese y Foos resistió el paso del tiempo gracias a la insistencia de éste de hacer cómplice de sus andanzas al veterano reportero. En varios pasajes del relato, el autor cuestiona su papel de confesor y su eventual deuda con la justicia norteamericana por conocer en detalle la práctica delincuencial de Foos al invadir la privacidad de cientos de anónimos ciudadanos y no denunciarlo.

Le es imposible no trazar un paralelo entre el oficio del cronista y el del mirón, pues el combustible de ambos es el profundo interés por el fenómeno humano, los dos reservan asientos en la platea mientras a sus anchas observan a diestra y siniestra. En el sprint de su vida, Foos decidió darle por fin luz verde a Talese para escribir con completa libertad su historia, la de un hombre consagrado de cuerpo y alma a mirar con fascinación no desprovista de morbo las pequeñas miserias de la gente.

Talese, haciendo gala de talento narrativo, teje el retrato de Foos a partir de lo que el hotelero dice de los demás. No deja de ser estupendo el cierre del libro: Foos y su segunda esposa, Anita, caminan, acompañados por Talese, en el terreno donde antaño estaba su laboratorio de espionaje. La antes hambrienta retina de Foos recorre las ruinas de su vida y no deja de percatarse de la cantidad asombrosa de cámaras de vigilancia, de los mil ojos del gobierno yanqui.

, Gay Talese: la sed del ojo, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/gay-talese-sed-del-ojo-articulo-677548, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/feed, ELESPECTADOR.COM – Zodiaco, Cultura,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza – protección ambiental

Jacques Toulemonde: "la nominación al Goya es otra oportunidad para ‘Anna’"

Estar entre las cuatro nominadas al Goya a mejor película iberoamericana es una nueva oportunidad para el filme colombiano “Anna”, para que se vea más y se pueda estrenar en más países, asegura a Efe su director, Jacques Toulemonde. “Uno siempre está diciendo que el principal premio es hacer la película y eso lo dices durante el rodaje. Pero al mismo tiempo tienes ganas de que la gente vea tu película y que reciba algún reconocimiento, siempre hay ese sueño”, reconoce Toulemonde en una entrevista telefónica antes de viajar a España para asistir a la ceremonia de los Goya, que se celebra este sábado. Con el anuncio de la nominación la película tuvo más visibilidad internacional y Toulemonde espera que la celebración de la gala, gane o pierda el premio -que se disputa con “El ciudadano ilustre” (Argentina), “Desde allá” (Venezuela) y “Las elegidas” (México)-, sea el empujón definitivo para que “Anna” se pueda estrenar en España y en más países. “Creo que España es un mercado interesante para esta película, por Juana (Acosta, protagonista del filme), y por estar a mitad de los dos territorios en que filmamos”, dice Toulemonde en referencia a Francia y Colombia, donde se desarrolla la historia de Anna. La tragedia del cine iberoamericano es que una película colombiana apenas se ve en otros países de la región, y eso que comparten idioma, se lamentó. Se están realizando iniciativas importantes, como los premios Fenix o los Platino, ambos de carácter iberoamericano, pero es muy difícil “pelear contra ese monstruo que es Hollywood y lograr que nuestras películas se vean un poco más”, dice el realizador tras rodar su ópera prima como director y que antes participó como guionista en “El abrazo de la serpiente” (2015). Si esa película, de Ciro Guerra, se vio en toda América Latina o en países tan lejanos como China o Vietnam, Toulemonde es optimista sobre el futuro del cine latinoamericano. Precisamente fue su participación en ese filme y su eco internacional el que le permitió finalmente estrenar “Anna”, un proyecto en el que ha trabajado más de diez años. Una historia con un curioso origen. Y es que la idea de partida se le ocurrió a Toulemonde (Bogotá, 1983) tras ver en la final del Mundial de Fútbol de Alemania de 2006 cómo Zinedine Zidane le dio un cabezazo a Marco Materazzi. “Me planteé cómo un jugador tan grande como Zidane se podía convertir en su peor enemigo”, explica el realizador. De ahí surgió la historia de Anna, una mujer colombiana que vive en París, con un desequilibrio mental del que no se quiere tratar, que es libre e inteligente, pero también descontrolada y salvaje, lo que le impide llevar una vida normal con su hijo Nathan, de 10 años, al que se lleva a Colombia sin el permiso de su padre. Una película para la que fue muy complicado encontrar financiación precisamente por esa mezcla de nacionalidades. “Los franceses opinaban que era muy colombiana y los colombianos que era muy francesa”, recuerda Toulemonde, colombiano de origen francés. Aunque no fue su origen lo que le llevó a desarrollar la película entre Francia y Colombia. “Me parecía que este viaje se adaptaba perfectamente al personaje de Anna, que pasaba de una gran felicidad a una gran depresión”. “Francia es un país maravilloso, con condiciones sociales impresionantes y una gran cultura, pero la gente está como deprimida, quejándose todo el tiempo, mientras que llegas a Colombia, donde pasa de todo, todo el tiempo, pero la gente está contenta”, explica. Una mezcla que se refleja en el complejo personaje de Anna, para quien el realizador buscaba una actriz colombiana, que hablara bien francés y que supiera transmitir fragilidad, algo que encontró en Juana Acosta. “Nos conocimos y me pareció que era maravillosa, perfecta para un personaje un poco frágil, pero con una presencia muy grande y Juana tenía grandes capacidades para hacerlo”, explica el realizador. “Ella se entregó al 2.000 por ciento”, asegura Toulemonde, que también destaca la buena química que surgió con el niño, Kolia Abitebuoul, al que encontraron tras haber hecho pruebas a más de 200 menores. Hijo de actores que entendieron la complejidad del rodaje y el hecho de que tuviera que viajar seis semanas a Colombia, Abiteboul le dio al director todo lo que buscaba para el personaje de Nathan y lo hizo de una forma sorprendentemente fácil. , Jacques Toulemonde: "la nominación al Goya es otra oportunidad para ‘Anna’", http://www.elespectador.com/noticias/cultura/jacques-toulemonde-nominacion-al-goya-otra-oportunidad-articulo-677559, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/feed, ELESPECTADOR.COM – Zodiaco, Cultura,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza – protección ambiental

Colombia estrena el primer banco de hábitat de Latinoamérica

Ubicado en el departamento del Meta, en la subcuenca del río Metica y con alrededor 600 hectáreas, Colombia acaba de estrenar el primer banco de hábitat de Latinoamérica. Una iniciativa que busca que las empresas que tienen la obligación de compensar los impactos negativos que generan sobre el medio ambiente, puedan hacerlo a través de estos predios predestinados a la conservación y restauración.

Con una inversión privada de US$1,5 millones, financiado por el Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), este banco tiene la particularidad, a diferencia de otros esquemas de Pago por Servicios Ambientales, de que solo se hace el pago cuando las metas de impacto y compensación se cumple. Lo que según advirtió el ministro de Ambiente, Luis Gilberto Murrillo, permitirá tener avances más tangibles. “Aunque existen cantidades enormes de áreas degradadas con proyectos de conservación muchas veces no se ven los resultados. Esta es la oportunidad para crear capacidad en regiones, departamentos y municipios para establecer este tipo de proyectos”, afirmó.

De hecho, este primer banco es sólo una prueba piloto. En palabras de Carlos Novoa, delegado del BID, el país cuenta con un potencial de US$700 millones para este mercado. Cifra qua no sólo habla de una oportunidad económica, sino  de beneficios medioambientales para el país.

El proyecto, estructurado por la empresa Terrasos, además busca generar más de 50 empleos, restaurar 130 hectáreas de ecosistemas degradados, conservar 410 más de bosque natural y disminuir los costos de compensación de las empresas en un 20%.

 

, Colombia estrena el primer banco de hábitat de Latinoamérica, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/colombia-estrena-el-primer-banco-de-habitat-de-latinoam-articulo-677536, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/feed, ELESPECTADOR.COM – Medio Ambiente,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza

A juicio, ladrón de arte en París

El juicio al presunto ladrón de cinco obras de maestros de la pintura en 2010 en el Museo de Arte Moderno de París, uno de los más espectaculares de los últimos años, se abrió el lunes en Francia.

El botín, compuesto por obras de Picasso, Matisse, Modigliani, Braque y Leger, estimado en unos 100 millones de euros, nunca apareció.

En el sector del hampa apodan a Vjeran Tomic “hombre araña”, un ingenioso ladrón de 49 años, con quince condenas como antecedente, que sin dificultad logra sustraer de los pisos elevados de los mejores barrios de París joyas y obras de arte.

Tomic fue detenido en 2011. Sin dudar mucho confesó el robo del museo, pero nunca dio los nombres de quienes se lo encargaron.

Poco antes del inicio de la audiencia en el tribunal correccional de París, ante los periodistas que le hacen preguntas, responde, con una sonrisa de oreja a oreja: “¿Qué papel desempeñé? Arsène Lupin”, afirma, en referencia al ladrón de guante blanco que aparece en las novelas de detectives del escritor francés Maurice Leblanc.

A su lado comparecen dos hombres, entre ellos uno de sus contactos regulares. Ambos están acusados de encubrimiento.

El robo al Museo de Arte Moderno se produjo la madrugada del 20 de mayo de 2010. A las 03H30 de ese día, la temperatura del museo  cayó bruscamente. Tras desatornillar un ventanal de plexilas y cortar el candado de una reja corrediza, un hombre ingresó al recinto.

El video, de mala calidad, no permitió identificarlo. La silueta pasó de una sala a otra, para detenerse delante de ‘Naturaleza muerta al candelabro’ de Fernand Leger.El ladrón arrancó la seguridad antirrobo del cuadro, sin que ninguna alarma se activase. Audaz, continuó la “visita” del museo. Tomic diría a los investigadores que quería robar el Leger, y que no creía poder llegar hasta el vestido amarillo de ‘La mujer del abanico’, de Amedeo Modigliani. Pero la suerte le sonrió y se animó a descolgar ‘Le Pigeon aux petits pois’ de Pablo Picasso, ‘El olivo cerca del estanque’, de Georges Braque y ‘Pastoral’, de Henri Matisse, todas obras que le “gustan”. Un botín estimado por la alcaldía de París, propietaria de los cuadros, en casi 100 millones de euros, y en más de 200 millones por algunos expertos. Estos han sido los robos de cuadros más importantes en el mundo en los últimos quince años, mientras desde el lunes era juzgado en París el presunto ladrón de cinco obras maestras del Museo de Arte Moderno de la capital francesa en 2010.

– Julio de 2015: roban cinco cuadros de Francis Bacon en una vivienda de Madrid, estimados en 25 millones de euros. Todavía no fueron encontrados.

– 16 de octubre de 2012: siete obras, incluyendo un Picaso, un Gauguin, dos Monet y un Matisse, robadas en el museo Kunsthal de Róterdam. Valoradas en unos 100 millones de euros según expertos, solo 18, según la fiscalía. En 2014 fueron declarados culpables cuatro rumanos, condenados a pagar 18,1 millones de euros por daños y perjuicios. Las obras siguen desaparecidas.

– 21 de agosto de 2010: Roban “Las amapolas” de Van Vogh en el museo Mahmud Jalil de El Cairo (unos 55 millones de dólares). Aún desaparecido.

– 20 de mayo de 2010: roban cinco cuadros de Matisse, Picasso, Modigliani, Georges Braque y Fernand Léger del Museo de Arte Moderno de París (unos 100 millones de euros, según la alcaldía de París, hasta 200 millones, según expertos). Vjéran Tomic, el “hombre araña”, detenido en 2011, es el presunto autor del robo. Las obras siguen sin aparecer.

– 10 de febrero de 2008: roban cuatro cuadros de Monet, Van Gogh, Degas y Cézanne en el Museo de Zúrich (112 millones de euros). Hallados los dos primeros.

– 5 de agosto de 2007: dos Bruegel, un Sisley y un Monet, de un “valor incalculable”, robados en el museo de Bellas Artes de Niza. Hallados al año siguiente. Cinco hombres fueron condenados en 2011 a penas de dos a nueve años de prisión. El promotor del robo fue condenado a 4 años en 2014.

– 25 de febrero de 2006: Roban obras de Dalí, Picasso, Matisse y Monet (unos 54 millones de dólares) en un museo de Rio de Janeiro. Nunca fueron encontradas.

– 22 de agosto de 2004: Sustraen dos obras maestras de Munch, un ejemplar de “El grito” y “La Madona” (unos 80 millones de euros) del Museo Munch de Oslo. Fueron halladas, dañadas, en 2006.

– 7 de diciembre de 2002: Roban dos Van Gogh en el museo Van Gogh de Ámsterdam. Encontrados en 2016 cerca de Nápoles en casa de un mafioso italiano. Su valor rondaría los 100 millones de dólares, según expertos citados por la prensa italiana.

 

, A juicio, ladrón de arte en París, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/juicio-ladron-de-arte-articulo-677515, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/feed, ELESPECTADOR.COM – Zodiaco, Cultura,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza – protección ambiental

Muere Geoff Nicholls, teclista del grupo Black Sabbath a los 68 años

“Muy triste al conocer la pérdida de uno de mis más queridos y cercanos amigos, Geoff Nicholls”, escribió Iommi. “Estuvo sufriendo de un tiempo a esta parte de un cáncer de pulmón y perdió su batalla esta mañana”, indicó. “Le echaré de menos muchísimo y vivirá en mi corazón hasta que nos veamos de nuevo. Descansa en paz, mi querido amigo”, agregó.

El carismático líder Ozzy Osbourne dijo de Nicholls que era un “gran amigo” y añadió en Twitter que será “muy añorado”. Nicholls fue fichado por la banda después de que Osbourne fuera despedido en 1979 tras haber tocado durante cinco años con la banda Quartz.

Su primera aparición se produjo con el LP de 1980 “Heaven and Hell” y se convirtió en un miembro “oficial” en 1985. Mantuvo este título hasta el regreso de Osbourne, en 1996, y fue permanentemente remplazado por el teclista Adam Wakeman en 2004. Blak Sabbath fue un grupo decisivo en el nacimiento del heavy metal a principios de los años 1970 con sus oscuras y graves guitarras, acompañadas de letras sobre ocultismo. Osbourne continuó con una exitosa carrera como solista y se ha hecho muy famoso por sus aparatosos espectáculos. 

, Muere Geoff Nicholls, teclista del grupo Black Sabbath a los 68 años, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/muere-geoff-nicholls-teclista-del-grupo-black-sabbath-l-articulo-677432, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/feed, ELESPECTADOR.COM – Zodiaco, Cultura,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza – protección ambiental

Nietzsche ha resucitado

Lo que él enseñó, está muerto,

Lo que él vivió, perdura.

¡Miradlo! De nadie fue súbdito”

Nietzsche sobre Schopenhauer

 

Es Génova, la ciudad de Cristóbal Colón. Tan sólo han pasado minutos y ya es enero de 1882, es decir, nuevo año. Nietzsche escribe con renuevo como si una nueva fe hubiese nacido en él de la noche a la mañana. Años atrás casi ha visto su carrera de filólogo arruinada, ha sido minado por la enfermedad, y ha tenido poca suerte en el amor, pero esta vez, con emoción le escribe a su amigo Erwin Rohde:

“¡Que años! ¡Que interminables dolores! ¡Qué perturbaciones internas, revoluciones, soledades! ¿Quién ha soportado tanto como yo? Leopardi, desde luego, no. Y si hoy me encuentro sobre todo ello con la alegría de un triunfador, cargado con nuevos, difíciles proyectos, y, como me conozco, con la perspectiva de nuevos sufrimientos y tragedias, más difíciles y todavía más íntimos, y con el valor para hacerles frente, nadie puede tomarme a mal que yo tenga una buena idea de mi medicina.” (Morey, 1993 )

Desde 1879 que es pensionista de la universidad de Basilea, y debido a sus dolores de cabeza, agotamiento y a ese terrible diagnostico medico de “esquizofrenia y parálisis estacionaria”, ha decidido llevar la vida hasta sus últimas consecuencias. Busca lugares precisos para tomar reposo y encontrar así su gran medicina, y por eso se convierte en un fugitivus errans: en verano disfruta de las alturas de los valles alpinos (Sils-María, en la alta Engadina de los Alpes suizos), la Riviera Italiana y el paradisiaco sur de Francia; en invierno se interna en otras ciudades de Italia y pasa breves instancias en Naumberg donde se siente ovacionado por la bella arquitectura medieval. Inicialmente Nietzsche deseaba más que Europa, visitar América. Pensaba en las mesetas de México, en las vertientes del océano Pacifico.

En este peregrinaje de meses en el que busca recuperar su salud, realmente también está buscando su propia filosofía, o mejor, una transfiguración al mejor estilo de Moisés en el monte Horeb. Viaja vestido con sus ideas y con su bastón más fiel: la soledad. Durante este tiempo, Nietzsche se incapacita a sí mismo para todo pensamiento que no fuera el del “futuro de la humanidad”.

Ya no le atrae el presente. Busca algo que sabe que existe pero que no será fácil adquirir. Se interna en un bosque que no arroja luz, pero resplandece con su producción escritural. La soledad, su más fiel compañía le lleva a escribir El Viajero y su Sombra; su estado físico que él mismo cataloga como pobreza de sangre y de músculos lo llevan a producir Aurora (que finalmente se publicará como La Gaya Ciencia, o El Gay Saber) y los escenarios pintorescos que asimila, el clima y la disminución temporal de sus jaquecas, serán sin duda decisivos para crear su Zaratustra. En este Locus Solus encuentra su acmé filosófico.

Precipitado hacia la moral individualista más trivial, le escribe de nuevo a Rohde: “Cuando no se tiene salud hay, en efecto, que crearse una”. Como Moisés, cree haber tenido una transformación y se siente “otro”, cree que el cielo se ha despejado sobre él y experimenta la revelación del “Eterno Retorno”.

En la altura de su espíritu, Dionisio le ha entregado dos grandes presentes: un par de tablas y un martillo; con este, destrozará toda filosofía y todo valor cristiano-europeo y en las tablas, creará nuevos valores ante los viejos ideales. Nietzsche ha sido iluminado. Su espíritu es limpio como el cristal y está totalmente curado de esa enfermedad llamada razón.

En este punto culmen ya ha muerto dios en Nietzsche, y por ende, ha muerto todo valor, juicio, prejuicio o idealismo. Se entrega al nihilismo en el estado más puro. No tiene elección. En ese retiro todo sucedió involuntariamente, pero aconteció entre una tormenta de sentimientos de libertad, de incondicionalidad, de poder, de divinidad (Safranski, 2002). Es una alegría o una nueva aurea que ha adquirido durante todo un mes de cielo puro.

Sus amigos, que como nubes le rodean, se sienten impresionados. Esta es la época donde su amigo Paul Reé invita a Nietzsche a Roma para presentarle a Lou Andreas-Salomé. Las primeras palabras de este encuentro provenían de un corazón iluminado: “¿de qué astros hemos caído aquí el uno para el otro?”. De igual manera, en esta breve instancia en Roma, también descubre la ópera Carmen de Bizet que le contagia de una alegría que no sólo es francesa sino también mediterránea. Comenta de sí mismo y entusiasmado:

“Fluye ininterrumpidamente la gratitud, como si hubiese ocurrido en efecto algo inesperado, la gratitud de una convalecencia, pues la convalecencia era lo inesperado”.

Esta actitud, no es nada más que una “Filosofía del mediodía”, un momento de optimismo, de significación, de claridad meridiana. Este es el Nietzsche que recibe el año nuevo de 1882. Uno que ve un tiempo nuevo que trae pensamientos nuevos y contario a Descartes y su dogmático cogito ergo sum, Nietzsche escribe: “vivo todavía, pienso todavía”. Toma su pluma y tiene derecho a expresar algunas palabras como todo mundo lo haría. Y no vacila ya que compone un poema de una belleza difícilmente inigualable titulado Sanctus Januarius (Enero santo):

Der du mit dem Flammenspeere / Tú que rompes el hielo de mi alma Meiner Seele Eis zerteilt / Con el venablo en llamas

Daβ sie brausend nun zum Meere / Que la empuja presurosa, ahora efervescente Ihrer höchsten Hoffnung eilt: /Hasta el mar de su más alta esperanza Heller stiets und stets gasunder, / Cada día más claro y más sano Frei im liebevollsten Muβ: / Libre bajo la más amable fuerza mayor Also preist sie deine Wunder, / Por eso alabo tu milagro

 Schönster Januarius! / Oh, enero, el más hermoso.

(Nietzche, 2001)

Este poema parte de dos representaciones diferentes del impulso fundamental que ha adquirido en su retiro: por una parte, el filósofo se propone describir con gran elevación, el paisaje de la vida y del conocimiento bajo la luz que se le había abierto en el mes enero. Nietzsche no se sintió molestado ni oprimido por el sufrimiento corporal, y así lo concibió durante reflexivos paseos por los alrededores de Génova con declaraciones de amor a la costa, las rocas, las villas y jardines dispersos por las colinas y el mar (Safranski, 2002). Es el retrato de la vida lograda.

Y por otra, este “Sanctus Januarius” está también dedicado al mártir que lleva el mismo nombre. En Nápoles cuya ciudad está llena de estatuas en su memoria, le llaman San Genaro. Es el santo de los andróginos porque sus rasgos son casi femeninos, con una suave belleza y padecimientos de flujos constantes de sangre. En la cripta de la catedral de Nápoles, que lleva su nombre, se conserva la cabeza del mártir decapitado, junto con dos botellas de sangre que se consideran milagrosa.

Así entonces Nietzsche no está solo en esta fecha: tiene una revelación nueva que como si fuera un sol, ilumina lo que piensa, lo que escribe, lo que viene. Ya no tiene miedo al eco cavernoso que aterra a los que viven en soledad. Y en confianza desnuda su primer pensamiento, claro, no sin antes afirmar que será un pensamiento motor para el resto de su vida, que contiene fundamento, seguridad y dulzura, es decir, por ahora no usará el martillo para filosofar, ni recurrirá al nihilismo, es más ni siquiera por ahora concibe el nacimiento de Zaratustra, ese profeta dionisiaco que nace para vaticinar a los hombres su destino. Su pensamiento como realidad interior es:

“Quiero aprender cada vez más a ver lo necesario como bello en las cosas, y así seré uno de los que hacen bellas las cosas. Amor fati: que esto desde ahora esté en mi amor. No quiero hacer la guerra contra lo feo. No quiero acusar, tampoco quiero acusar al acusador. ¡Mi única negación sea apartar la mirada! Y de una vez y en grande, quiero en todo momento no ser más que un hombre siempre afirmativo” (Nietzsche, 2000)

Es la contingencia de sus sentimientos, o mejor, el placer del conocimiento, unido a afectos en un acontecer instintivo. En estas palabras participa no sólo el Nietzsche ebrio de conocer, sino el Nietzsche que tiene corazón, sentidos, alma, sprit. El humano, el demasiado humano que ha despertado como de un sueño, pero con la conciencia de que debe seguir soñando como un sonámbulo para no precipitarse al vacío (Safranski, 2002) .

En este alado mes de enero Nietzsche se encuentra enamorado de este tipo de conocimiento que lo lleva a vagar por el reino de los afectos y las pasiones. Afirma, buscando la forma, el cuño de lo bello y lo sensible de la vida:

“¡No! ¡La vida no me ha desengañado! Por el contrario, de año en año la encuentro más verdadera, apetecible y misteriosa; la encuentro así desde aquel día en que vino sobre mí el gran liberador, a saber, el pensamiento de que la vida podría ser un experimento del que conoce, y no un deber ni un destino ni un engaño.

Y el conocimiento mismo, aunque para otros sea una cosa diferente, por ejemplo, un lecho o camino hacia un lecho, o una distracción, o una holgazanería, para mí es un camino de peligros y victorias, en el que también los sentimientos heroicos tienen su lugar de danza y recreo. ”La vida es un medio de conocimiento”, llevando este principio en el corazón es posible vivir no sólo con valentía, sino también con alegría, e igualmente reír con alborozo!” (Nietszche,  2000)

Como exclamó el fausto: “¡Y mira, no podemos saber nada!”. ¡Nietzsche ha resucitado!, ¡ha resucitado!. 

, Nietzsche ha resucitado, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/nietzsche-ha-resucitado-articulo-677320, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/feed, ELESPECTADOR.COM – Zodiaco, Cultura,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza – protección ambiental

Yolanda Reyes: “Necesitamos una apuesta decidida del Estado para formar maestros lectores”

Las charlas de Yolanda Reyes son de “las más taquilleras” del Hay Festival. Cada vez tiene más seguidores, no solo por los libros que escribe sino por su apasionado reto de hacer que los jóvenes desde temprana edad descubran el placer de la lectura. Al escucharla, su dulce voz resuena convincente. Cada vez que interviene recibe aplausos y a más de un asistente hasta se le agua el ojo cuando la autora habla de la relación tan especial que tiene con el mundo de las letras. “A mí me movió las fibras, -dijo una maestra de Membrillal- todo lo que expresó lo voy aplicar, realmente a la hora de leer somos los primeros que tenemos que dar ejemplo”.

“Lo mío no es venir a dar lecciones de literatura, intento ir más allá de la acción cultural, estoy aquí, especialmente, para trabajar con los docentes. El sistema educativo jamás podrá rendir frutos en términos de calidad si no es capaz de producir verdaderos catedráticos apasionados por la lectura. ¿Qué estamos haciendo para formar maestros lectores? Es una pregunta que tenemos que hacernos”, manifiesta de entrada la autora.

¿Básicamente, qué otros esfuerzos deben hacerse para que se vea el fruto de lo que el Hay Festival ha venido sembrando en las comunidades y barriadas cartageneras, en lo que respecta a la formación de lectores?

El Hay hace una acción importante pero los esfuerzos sostenidos de formación de lectores tienen que ser esfuerzos de políticas públicas, soportados por la institucionalidad y tienen que involucrar, necesariamente, procesos de largo plazo de formación de maestros. Necesitamos una apuesta decidida del Estado. ¡Cómo se van a formar lectores en escuelas y colegios si nuestros maestros no están leyendo! Y si ellos no leen, si un docente no se apasiona por esta actividad, jamás podrá promover con efectividad la lectura. No se puede despertar el placer de algo que no nos gusta.

Yo acepto dichosa participar en este tipo de eventos, porque un escritor logra comunicar, logra abrir una puerta que muchos no pueden abrir, pero tengo claro que no garantizamos el proceso que debe seguirse. El proceso es una sucesión de etapas en el tiempo, tiene muchos componentes. También están la casa, la biblioteca y la escuela.

¿Es indispensable esta trinidad en este reto?

Yo creo en las trinidades. Para formar lectores es indispensable trabajar desde esos tres escenarios: la escuela, la familia y la biblioteca. Por supuesto, los espacios no convencionales son importantes, un  festival como este aporta mucho, pero cada uno de los espacios que te estoy mencionando tiene un rol específico. La escuela es el lugar de lo que hay que vivir, de lo que es “obligación”. Los niños de este país –o por lo menos, la mayoría- van sí o sí todos los días durante mas de 11 años a la escuela, el derecho a la educación está garantizado, entonces en ese lugar es posible acompañar un proceso lector desde la primera infancia hasta el bachillerato. La lectura toma mucho tiempo en la vida, hay que trabajar por igual con la familia, involucrar a los padres y acercarlos a los libros. Asimismo, la biblioteca debe crear estrategias continuadas, la posibilidad de monitoreo es de la escuela; esta trinidad debe asumir ese papel, no se lo puede legar a nadie. El protagonista de esta hermosa labor es sin duda el profesor, ellos tienen que ser amantes de los libros para lograr transmitir ese amor.

Usted es escritora, educadora y promotora de lectura, ¿dónde se siente más cómoda?

Me gustan esos tres vestidos, me revisto dependiendo de la ocasión y el momento. Soy cuidadosa de saber hacerlo.

¿Qué aprenden los niños explorando libros?

Que hay un mundo. Aprenden a usar el lenguaje para contar las historias de la vida, descubren que todos vivimos experiencias similares, saber que a otros les pasa lo mismo o algo parecido nos permite entendernos y reconocernos.

Algunas de sus charlas terminan siendo espacios de indagación sobre ciertos problemas de la infancia, teniendo en cuenta la temática que abordan sus primeros libros. Me sorprendió que luego de su conversación con Patricia Lara Salive y Marta Orrantia se levantaran varias personas a pedirle consejos.

Suele sucederme esto pero siempre trato de hablar desde la literatura y de la literatura. La gente cree que los escritores somos una especie de chamanes, y a veces lo podemos ser pero sólo en el papel. Si bien, nuestro trabajo como escritores es sobre la vida, porque hablamos de las emociones profundas que todos sentimos, y que por lo general no nos atrevemos a nombrar o reconocer, mis libros no deben ser tomados como de autoayuda, reclamo para ellos el mismo lugar de cualquier escritura. A veces veo que hay temas que tienen un tinte todavía peyorativo en la opinión y en los medios. Dicen: ah, este libro es de mujeres, y el otro es de literatura infantil. Así los van catalogando. Lo literario tiene una lógica que es distinta, es un trabajo con el lenguaje, la construcción de los registros, del personaje, en fin, pero bueno, si mis libros  mueven emociones y dejan cosas resonando en la vida de los lectores, está bien que se expresen con libertad.

 

 

, Yolanda Reyes: “Necesitamos una apuesta decidida del Estado para formar maestros lectores”, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/yolanda-reyes-necesitamos-una-apuesta-decidida-del-esta-articulo-677313, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/feed, ELESPECTADOR.COM – Zodiaco, Cultura,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza – protección ambiental

Bolivia “bombardea” las nubes en su lucha contra la sequía

Mientras Chile lucha contra una de las peores temporada de incendios de su historia, un poco más al norte Bolivia enfrenta otro demonio climático: la sequía. Desde el pasado 8 de noviembre, un tercio de la población de La Paz sufre racionamientos en el suministro de agua.

El ministro boliviano de Defensa, Reymi Ferreira, reveló que las Fuerzas Armadas del país usaron la técnica de “bombardeo a las nubes” contra la sequía, gracias al apoyo de Venezuela en materia de capacitación y transferencia de tecnología.

“Por primera vez en la historia del país hemos utilizado una tecnología moderna que se utiliza en muchos países y es el bombardeo a las nubes”, afirmó Ferreira en el acto de cierre de operaciones del Gabinete del Agua, un trabajo de coordinación entre Gobierno y Fuerzas Armadas para hacer frente a la sequía que asoló al país.

El bombardeo a las nubes, también conocido como siembra de agua, es una técnica de manipulación meteorológica que busca fomentar las precipitaciones mediante la dispersión de sustancias en el aire.

Los racionamientos, que después se ampliaron a algunas zonas de El Alto, se debieron al descenso del nivel de los embalses que nutren a ambas urbes, debido a la escasez de lluvias y a la falta de previsión de las empresas públicas de gestión de agua.

“Quiero agradecer el trabajo compartido con la hermana República Bolivariana de Venezuela, cuyo Ministerio del Agua y la Fuerza Aérea Venezolana, en trabajos de capacitación conjunta y transferencia de tecnología nos apoyaron de una forma efectiva”, indicó el ministro de Defensa.

El presidente, Evo Morales, aseguró en el mismo acto que “entre todas las operaciones se han gastado menos de 500.000 dólares” y dijo que los aviones militares bolivianos ya están equipados con esta tecnología.

Morales también reveló que hubo propuestas de China, Chile y Estados Unidos en una dirección similar a la operación denominada “Lluvia Soberana”, cuya existencia no se transmitió a los medios de comunicación “hasta que dio resultados”.

“Claro, no gratis”, lamentó sobre esas ofertas de ayuda, y detalló que a través de un contacto con su homólogo venezolano, Nicolás Maduro, se coordinaron intercambios de experiencias y el país sudamericano acudió “rápidamente” en ayuda de Bolivia.

Ferreira explicó que ese trabajo de la Fuerza Aérea “es lo que ha permitido que suba el nivel de las represas en algunos casos hasta ocho metros, en otros cuatro y en algunos alrededor de un metro”.
 

, Bolivia “bombardea” las nubes en su lucha contra la sequía, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/bolivia-bombardea-nubes-su-lucha-contra-sequia-articulo-677275, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/feed, ELESPECTADOR.COM – Medio Ambiente,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza