Yo estuve en Los Óscar

La sed de copa es algo que debiéramos preguntarnos. A Di Caprio le dan la estatuilla luego de 12 nominaciones, pero no creo que él este año sea mejor que Michael Fassbender (Steve Jobs), como no creo que Spotlight sea mejor película que Revenant o Puente de espías. En el 2006, después de 12 nominaciones, la Academia le da un Óscar a Martin Scorsese.

El objetivo de estos premios es visibilizar las películas, ampliarles mercado, no tener una estatuilla. En el extranjero lo hemos logrado, pero ¿será igual en Colombia?

Toda la gente que sentía orgullo por El abrazo en los Óscar, ¿realmente la vio? ¿Era euforia colectiva? Del amor al odio hay un paso, de la euforia a la depresión otro. Me preocupa que la euforia de tantos colombianos dé un paso que sea contraproducente para nosotros y para el cine nacional.

Acepto el guayabo que produce tanta emoción cuando no desemboca en victoria, pero, pasado el momento y reflexionando, es posible ver todo lo que ganamos.

Que la estatuilla implica un lobby importante lo sabíamos. También, que teníamos un músculo pequeño para lograrlo.

¿Que la academia está compuesta en su mayoría por judíos blancos, de avanzada edad? También lo sabíamos. No en vano toda la ceremonia, y el ruido previo a la entrega, giró en torno a la falta de diversidad.

Un distribuidor norteamericano escribió una columna para The Hollywood Reporter una vez cerradas las votaciones, quejándose públicamente de que los miembros de la Academia estaban votando sin ver.

Todo esto podía parecer extraño, pero no lo es. La campaña del Óscar es lo más parecido a una contienda política: una combinación de talento, 20 %, y estrategia, 80 %. Así que si basamos nuestra ilusión en obtener un trofeo, con una cinematografía emergente y pocos recursos, estamos en el lugar equivocado. Hemos hecho, aprendido, conocido, abierto muchas puertas, hemos sido un canal para abrir curiosidad e interés por el cine colombiano, por el respeto y el conocimiento amazónico, y ese era el objetivo.

Hemos hecho una película hermosa, poderosa, capaz de abrir mentes y corazones, una película que tiene y tendrá una vida larga, que será punto de referencia en la historia y en el cine, una película capaz de unir el inconsciente colectivo del continente que piensa, escucha y les da lugar a sus genes indígenas.

El Óscar 88 era nuestra primera apuesta en esa liga. Ya vendrán otras. Y así como nosotros nos hemos parado en los hombros de quienes durante tanto tiempo han hecho cine en Colombia, con las uñas y con pasión, los nuestros serán los que soporten lo que está por venir.

* Productora de El abrazo de la serpiente.

, Yo estuve en Los Óscar, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/yo-estuve-los-oscar-articulo-672665, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/feed, ELESPECTADOR.COM – Zodiaco, Cultura,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza – protección ambiental

China prohibe el comercio de marfil para salvar a los elefantes

Este viernes China anunció una ambiciosa medida que busca detener el comercio de marfil y disminuir así la muerte de los elefantes de los cuales se extrae el producto. De acuerdo con fuentes de ese país, la medida terminará de implementarse hasta finales de 2017. Los grupos de conservación y activistas ambientales consideran la decisión como “histórica”  y creen que será “todo un cambio” para el futuro de los elefantes.

Actualmente, China tiene el mayor mercado de marfil en el mundo. Según algunas estimaciones el 70% del comercio mundial termina allí. Además, el marfil puede alcanzar los US$1.100 dólares por kilo en China.

Aunque el mercado internacional del marfil se cerró desde 1989, los mercados internos legales han continuado en muchos países alrededor del mundo. Esto ha propiciado la matanza de elefantes en los últimos siete años en África. Tan grave fue la situación que la población de este gigante animal se redujo en un tercio, de acuerdo con el último censo de elefantes.

La decisión de China se tomó en la última resolución de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas en Sudáfrica que se llevó a cabo en octubre de este año. La idea es que el procesamiento comercial y la venta de marfil se detenga para 31 de marzo y que, a su vez, todos los comerciantes registrados se retiren gradualmente del negocio. De esta manera, si todo sale como está planeado, el mercado de marfil desaparecerá a finales del siguiente año.

El grupo conservacionista WWF recibió la noticia catalogándola como “un anuncio histórico”. Voceros de la organización aseguraron que “el fin del mercado legal de marfil primario del mundo es un importante impulso a los esfuerzos internacionales para hacer frente a la crisis por la caza furtiva de elefantes en África”.

 

, China prohibe el comercio de marfil para salvar a los elefantes, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/china-prohibe-el-comercio-de-marfil-salvar-los-elefante-articulo-672764, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/feed, ELESPECTADOR.COM – Medio Ambiente,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza

Yo estuve en el desnudo masivo de Spencer Tunick

Había hablado con ella dos horas antes. Antes, cuando todavía tenía la ropa puesta y ni siquiera había visos de la luz del día. La Plaza de Bolívar, en Bogotá, estaba cubierta por un halo blanco producido por las grandes esferas de luz que había en la esquina derecha del Palacio de Justicia y en la calle 10ª, cerca al Centro Cultural Gabriel García Márquez. 

Martha López tenía en su mochila el formulario que había llenado para hacer parte del desnudo masivo preparado por el fotógrafo estadounidense Spencer Tunick en junio de este año. —No tengo mucho frío. A esta edad se resiste más, aunque la gente piense lo contrario —me dijo, en medio de la fila que superaba las tres cuadras. El cabello blanco resaltaba sobre el suéter azul aguamarina que traía. Botas de lana. Pantalón negro. Eran las dos y media de la mañana, el centro de la ciudad parecía un monstruo adormilado: las calles pasivas y limpias, sin ruidos.

—Para mí, esto es un acto de libertad. ¿Usted qué piensa? Imagínese: más de mil personas desnudas. ¿Quién va mirar a quién? Todos seremos uno. ¿O qué?

—¿No le da pena?

—Más pena me daría si fuera uno de esos periodistas o gente de logística que nos van a estar mirando. Vestidos, viéndonos a nosotros, mientras tanto, ser libres. Estar tranquilos con lo que somos. Venga, vámonos a empelotar.

Tiene 69 años. De ellos, cuarenta los pasó en salones de clase dictando español en más de quince colegios. Es bogotana. Martha López entró a la plaza a las 2:45, en el primer grupo.

Spencer Tunick llega a las 2:00 de la mañana. Revisa desde la cornisa del Palacio de Justicia las cien tablas distribuidas en toda la Plaza. Se acerca a Steve, un hombre corpulento de barba blanca, y le dice algo al oído. El otro, con movimientos rápidos, penetra la oscuridad del sitio y se pierde. Usa pantaloneta negra, camiseta negra. Tunick también desaparece.

La gente comienza a entrar. Se dividen en dos grupos: el primero sobre la Catedral Primada, el segundo sobre el Palacio de Liévano. Grandes bultos se dibujan al contraste de la luz blanca. Sólo se ven los puntos anaranjados de los cigarrillos que mitigan el frío.

Se inscribieron 15.000 personas y, como es costumbre, Tunick acertó prediciendo que iría un poco menos de la mitad: 6.132.

A las 3:30 comienzan a voltear las tablas sobre la plaza, que crean, acompañadas de un lazo blanco, un triángulo apuntando al Palacio de Justicia. El aullido que avisa que la plataforma comienza a subir deja en silencio a la multitud.

Nada. La gente se queda en silencio y no hace nada. Por momentos parece un plantón pacífico, una protesta silenciosa.

Son las cuatro de la mañana. Según una aplicación del celular de un fotógrafo, el sol saldrá a las seis de la mañana. Todavía dos horas… El frío empieza a calar. Aparece Spencer Tunick en la mitad de la plaza con una maleta azul oscuro. Un hombre delgado lo persigue grabándolo con una cámara pequeña.

A las 5:44 de la mañana, 6.132 personas comienzan a desnudarse con la salida del sol. Lo que antes era una masa amorfa, oscura y perdida en las paredes grises de las edificaciones del lugar, ahora es una criatura acompasada por el color piel. Las personas saltan y gritan. Levantan los brazos en son de victoria, como si la ropa hubiera sido una cadena que los mantuvo atados mucho tiempo.

Todos los periodistas estamos mirando por encima de las bardas del Palacio de Justicia y yo, como un gato escondido detrás de tres abrigos, pienso en estar ahí: al otro lado y desnuda, y estar caminando y flotando por encima de la gente como un cuerpo laxo e irreverente.

Veo a Martha gritar sobre una tabla. La veo y quisiera que fuera mi abuela: con la valentía de enfrentarse al mundo. La veo y quisiera ser yo diciéndole a la gente: “Aquí estoy y no tengo miedo”, pero no es mi abuela y no soy yo. Es Martha aclamada por el público. Entonces, recuerdo a John Donne: “Nadie es una isla (…); cada hombre es (…) una parte de la tierra; si el mar se lleva una porción de tierra, toda Europa queda disminuida (…). La muerte de cualquier hombre me disminuye porque estoy ligado a la humanidad; por consiguiente nunca preguntes por quién doblan las campanas: doblan por ti”. Saber que nunca estaremos a salvo, recordar que cuando condenan a uno nos condenan a todos y que si alguno se salva, una parte de mí, aunque sea ínfima, también.

 

 

, Yo estuve en el desnudo masivo de Spencer Tunick, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/yo-estuve-el-desnudo-masivo-de-spencer-tunick-articulo-672668, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/feed, ELESPECTADOR.COM – Zodiaco, Cultura,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza – protección ambiental

Yo estuve en la defensa de la Macarena

“Hace unos 12 años, en el municipio de La Macarena, las empresas petroleras empezaron a explorar en un lugar llamado Los Pozos. Siendo concejal quería conocer el proceso dentro del Concejo municipal, entonces les preguntamos a las personas qué pensaban si llegaba la exploración petrolera. Las corporaciones manifestaron que no estaban de acuerdo, porque en otras partes del mundo no era viable y causaba fuertes impactos ambientales que eran incalculables e irreversibles.

Se convocó una propuesta para realizar el primer cabildo abierto en el municipio de La Macarena, donde participan más de 3.000 personas. Se invitó, entonces, a la sociedad civil, a Eupecol, la empresa que solicitó la licencia ambiental, y a los concejales.

Ese 15 de mayo de 2015 todo el mundo le dijo no a la exploración petrolera. Transcurrido el tiempo reunimos firmas para llevar a cabo una audiencia pública. El 13 de junio se hizo la preaudiencia con la participación masiva de la gente. Al otro día se hizo la audiencia pública con una participación aún mayor.

En esos tres eventos se le dijo no a la exploración petrolera en nuestro municipio. La Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA), sin embargo, no tuvo en cuenta estos argumentos y mediante la Resolución 0276 del 18 de marzo de 2016 autorizó a Hupecol para que empezara con la exploración de hidrocarburos en 15 puntos y alrededor de 150 pozos.

Eso lo supe cuando me llegó a las 9 de la noche un comunicado y después de eso envié uno a las 2 de la mañana por redes sociales y a todos los periodistas que conocía diciendo que no estábamos de acuerdo y que solicitábamos que se derogara la licencia de forma inmediata.

La Macarena es fundamental porque fue declarada como la primera Reserva Nacional Natural en 1948 y en 1971 fue constituida como Parque Nacional Natural. Además se crearon distritos de manejo especial que suman 33 % de territorio que es área protegida. Somos una región colombiana única, ubicada en el piedemonte andino de la selva amazónica, punto de encuentro de los ecosistemas andino, amazónico y orinocense, con un variado sistema de pisos bioclimáticos, con una gran diversidad de fauna como son osos hormigueros, tigres, pumas, venados, chigüiros, ocho especies de monos, 500 especies de aves, 1.200 especies de insectos y 100 de reptiles. En flora tenemos 48 especies de orquídeas y 2.000 de otras flores de diferentes follajes y plantas.

Con esos argumentos quedaba claro que era inviable hacer una exploración en la estrella hídrica de La Macarena y del Guaviare porque, entre otras, como municipio estamos encaminados y empoderados con el turismo sostenible.

Entonces invité al alcalde de La Macarena, Ismael Medellín, al Congreso de la República a denunciar que se estaban vulnerando nuestros derechos fundamentales. Viajamos a Bogotá el 20 de marzo y denunciamos públicamente lo que querían hacer en nuestro municipio. Los senadores nos escucharon y se formó un boom en Colombia de proteger nuestro patrimonio natural y de cuidar el río más hermoso del mundo, que es el Caño Cristales.

En ese momento la prensa y distintas organizaciones internacionales hicieron bulla para defenderlo y en menos de 36 horas, debido a toda la presión, la ANLA le quitó la licencia a la empresa el 19 de abril. No sólo era el sentimiento macarecense, sino del Meta, de Colombia y del mundo que buscaba preservar un patrimonio natural.

Ese día en el Congreso, como a las 7 de la noche, se le ordenó al director del ANLA que derogara la licencia. Veníamos de Bogotá a Villavencio y vimos el trino del presidente Juan Manuel Santos. Sentimos mucha emoción porque era la primera vez en la historia de La Macarena que nos escuchaban y se sentía nuestra posición. Esa noche salieron todos a recorrer las calles del municipio: en caravana, en motos, a pie, con pancartas.

Me sentí sorprendido y agradecido por toda la ayuda de ambientalistas, de la prensa, de las organizaciones internacionales. Agradecí el sentido de pertenencia de la gente, que así nunca haya ido, ha visto la foto de este paraíso. Sentí que la ANLA se vio acorralada y estaba obligada a tomar una decisión distinta.

Entre los 13 concejales logramos informarle al país sobre el atropello que se iba a hacer. A veces es un proceso dispendioso, porque si es difícil que a un senador lo escuchen, imagínese a un concejal de La Macarena (Meta), un lugar alejado, retirado del resto del mundo, del centro del país.

No puedo negar que también tuve miedo. En Casanare había líderes defensores del medioambiente que mataron. Muchas personas tenían temor de decirle no al petróleo. Nadie tomaba la determinación. Con la gallardía y la voluntad de Dios y de todos los santos me enfrenté y empecé esta lucha. Y la gente se dio cuenta, lo notó. Comenzaron a expresar lo que sentían en el corazón y fue masivo.

Cuando vieron la avalancha que creció y creció decidieron seguir protegiendo este santuario, porque si se acaba esto, se convierte en desierto”.

, Yo estuve en la defensa de la Macarena, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/yo-estuve-defensa-de-macarena-articulo-672647, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/feed, ELESPECTADOR.COM – Medio Ambiente,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza

Yo estuve en el concierto de los Rolling Stones

El rock es una celebración de imperfección, y ese día fue justamente eso: una sucesión salvaje de imperfecciones apasionantes. Empecemos porque al cielo le dio por caerse, justo esa tarde, como nunca antes que yo recuerde en Bogotá. Nuestro camerino se inundó con rabia y fuimos huérfanos del backstage durante un par de horas, mientras nos encontraron un nuevo lugar para esperar el show. Bueno, si es que había concierto.

La lluvia puso en riesgo que nuestro concierto se diera, pues primero debían asegurar el show de los Stones. Tanta incertidumbre fue bálsamo para la ansiedad, porque todo lo previsible se desestructuró y nuestros afanes dejaron de ser si tendríamos suficiente tiempo de prueba de sonido o no; la duda se volvió si podríamos tocar esa noche. Eso puso la situación en perspectiva y de alguna forma nos tranquilizó, pues todo estaba fuera de nuestro control. Nos fuimos tropezando con cada noticia que llegaba de la producción y en un camerino prestado esperamos, esperamos y esperamos.

La luz verde llegó no más de 40 minutos antes de que tuviéramos que empezar a tocar. Cuarenta minutos no suena poco para montarse, pero en ese momento tomamos consciencia sobre el hecho de que todo lo que nosotros usaríamos (amplificadores, batería, consolas, etc.) no estaba montado, se tenía que sacar de debajo de la tarima y montar a 20 manos. Esas 20 manos nos salvaron el show. Días antes nosotros nos habíamos metido a una bodega a repasar este show con las mismas condiciones técnicas que tendríamos, lo tocamos unas tres veces y todo el equipo de trabajo conocía el detalle. Por esta previsión pudimos sacar adelante lo que fue un show con una pesadísima probabilidad sentada al otro lado de la balanza.

Antes de salir a la tarima, uno de los stage managers principales de los Stones (el que se encarga de Keith Richards) nos dijo algo que no se nos olvidará nunca: “mírense la cara los tres, mírensela bien, porque se la van a tener que ver por el resto de sus vidas”. Y ellos saben una o dos cosas sobre verse las caras por décadas.

Al otro lado del primer acorde, cuando el show estuvo rodando, entró esa paz que siempre llega de “aquí va otro show”, cosa que nos dijo también el stage manager (“it’s just another show”). Claro, era único e irrepetible, pero también era otro show, y eso es lo que lo pone a uno en la zona de entregarlo todo sin colgarse de etiquetas. Nunca le pediremos a nadie que le guste lo que hacemos, pero sí hay un mensaje sencillo con el que nos vamos de tarima en tarima: contundencia. Ese día fuimos contundentes, nos paramos duro y gravitamos tan por encima de esa sangre rota que tenemos en Colombia y no nos deja vibrar con lo bonito del vecino. Y bueno, la historia nos la llevamos en el bolsillo para uso personal e intransferible: tocamos con los Rolling Stones.

Estas experiencias conversan en dos sentidos. Uno es el formal, el de lo profesional de la banda. Este sentido repasa con razonamientos calculados lo que esto significa, lo que implica y lo que nos traerá en nuestro desarrollo. El segundo sentido es más espiritual y personal, es el niño que todos tenemos adentro, sentado encima del corazón, y que pega un grito cuando ve un Campín lleno, porque se lo soñó siempre. Ambos sentidos estaban activos y se sentía el cosquilleo que todavía se puede revivir con un truco sencillo de memoria.

Ellos, los Stones, son más grandes que grandes; lo sabíamos y comprobamos una vez nos llevaron a saludarlos. Un encuentro sencillo donde tuvimos la oportunidad que ni en nuestros sueños más sofisticados consideramos: en un abrazo taquicárdico, les agradecimos a los Rolling Stones por la música.

* Diamente eléctrico: Juan Galeano, Andee Zeta y Daniel Álvarez.

, Yo estuve en el concierto de los Rolling Stones, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/yo-estuve-el-concierto-de-los-rolling-stones-articulo-672664, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/feed, ELESPECTADOR.COM – Zodiaco, Cultura,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza – protección ambiental

Para electrizarse con la música

Colombia era hasta hace poco una burbuja extraña que se negaba a cederle terreno a la música electrónica. Manifestaciones como el vallenato, el reguetón y el pop lograban copar buena parte de la experiencia auditiva de la población de un país eminentemente rumbero.

Sin embargo, hace poco menos de una década, y gracias al trabajo consolidado de empresarios y DJ de oficio, la situación comenzó a cambiar y hoy se puede decir que Colombia no sólo consume ese género sonoro sino que además es responsable de la realización de uno de los eventos especializados más importantes en su especie: el Festival Storyland, el primer evento musical del año y con el que Cartagena comienza su despliegue habitual como eje cultural y del entretenimiento del país.

A los esfuerzos individuales de empresarios y artistas hay que sumar el respaldo que han tenido los DJ más reconocidos del planeta al ser convocados por músicos como Madonna, U2 y tantos otros artistas y bandas, que han querido fusionar sus propuestas genuinas con el arte de mezclar sonidos en vivo para así crear un tema novedoso y cautivar otro tipo de público.

Storyland, un evento cuya propuesta artística principal comienza mañana y se extiende hasta el domingo 8 de enero, ofrece mucho más que una serie de conciertos de un artista parado sobre la tarima con la habilidad de pinchar discos y establecer secuencias. Por eso el encuentro en Cartagena propone también actividades de diversa índole.

Como parte del interés de Storyland Music Festival 2017 por contribuir al crecimiento de la cultura que rodea a la música electrónica se gestó The Academy, un espacio educativo en el que, por segundo año consecutivo, el público podrá asistir a clases sobre producción musical, debates y entrevistas en los que participarán importantes actores de la industria musical en Colombia.

La música electrónica es la invitación a una experiencia sensitiva a todo nivel en la que se incluyen ojos, oídos y tacto. Los DJ ahora tienen la obligación de diseñar espectáculos increíbles y de hacerse cargo de una especie de nave espacial en la que son responsables de hacer sentir al público desde la armonía máxima hasta el vértigo más intenso.

Cartagena Music Week, del Storyland, llega este nuevo año con dos escenarios imponentes (Pool Party y Beach Party) y más de 15 DJ internacionales como Tiesto, Nervo, Nicole Moudaver, Art Department, Luciano y Oliver Hendens. Pero la oferta musical no termina ahí, pues la escena nacional incluye nombres como Fresh, Jose M. & TacoMan, Hidro, Fronter, Miller, Argüello, Vanch, Augusto Yepes, Daniel Weinstein, Peláez, Casablanca, Black Mambo, KHOMHA y Moska, sin olvidarse de la cuota caribeña, protagonizada por Systema Solar, Bazurto All Stars y Black Mambo.

Storyland Music Festival 2017 tiene la intención de recibir más de 4.000 turistas que llegan a la Heroica con el propósito firme de disfrutar de una jornada electrizante.

 

Storyland Music Festival 2017 se realiza del 2 al 8 de enero en Cartagena. Información en: www.storyland.com.co.

, Para electrizarse con la música, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/electrizarse-musica-articulo-672696, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/feed, ELESPECTADOR.COM – Zodiaco, Cultura,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza – protección ambiental

A partir de este viernes las bolsas de plástico pequeñas salen del mercado

Con el objetivo de incentivar prácticas amigables con el planeta, la organización conservacionista independiente WWF-Colombia, Desarrollo Sostenible y el Ministerio de Ambiente, crearon la iniciativa Soy ECOlombiano, la cual sacó del mercado todas las bolsas plásticas de un tamaño menor a 30×30 centímetros o un calibre menos a 0.9 milésimas de pulgada a partir de este viernes 30 de diciembre. (Lea: No más bolsas plásticas desde el 30 de diciembre)

Esta campaña pretende promover la cultura ambiental a través de un sentido de pertenencia con la riqueza natural del país. Al mismo tiempo que el Gobierno firmó el pasado 28 de abril la resolución 0668, que “reglamenta el uso racional de bolsas plásticas y se adoptan otras disposiciones”.

La idea es que los ciudadanos hagan un uso adecuado de las bolsas usando medios alternativos de empaque al ir de compras, reduciendo el consumo de bolsas pidiendo solo las necesarias y reutilizando las bolsas.

De acuerdo con Soy ECOlombiano, “se calcula que, como mínimo, un colombiano usa en promedio 6 bolsas al día y 22.176 bolsas en un promedio de vida de 77 años”.

 

, A partir de este viernes las bolsas de plástico pequeñas salen del mercado, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/partir-de-viernes-bolsas-de-plastico-pequenas-salen-del-articulo-672711, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/feed, ELESPECTADOR.COM – Medio Ambiente,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza

La fuerza de la memoria

No hay verdad más reveladora que el pasado, que las sombras y recuerdos de quienes han ocupado espacios de nuestra infancia. Los fantasmas de abuelos y abuelas, tíos, hermanos y primos llegan a la memoria para desempolvar momentos que aún siguen marcando nuestra existencia. Su presencia invisible supera las barreras del olvido, se desliza por todos los recovecos y establece un diálogo silencioso con la cotidianidad de nuestros días.

Son precisamente los fantasmas del recuerdo los protagonistas principales de la exposición “La Visita” de la artista Juliana Ríos, una propuesta que reivindica las voces de quienes no están y les da el lugar que les corresponde.  La abuela descansando en el sillón, una reunión en medio del calor de la tarde o la celebración de un matrimonio tradicional, revelan el poder de las ausencias y la fuerza indescriptible del pasado.

Pintura al óleo, acuarelas y técnicas de impresión tradicionales como la punta seca, el aguafuerte y la litografía fueron utilizadas por la artista para recrear su obra, en la que se destaca siempre la figura femenina como epicentro del mundo. Abuelas, hijas, primas, tías, ocupan un lugar importante en su universo reconociendo en la familia su principal inspiración, así como en los viajes que realizaba de niña a Cali y la Guajira, donde descubría con cada visita los orígenes de su historia. Al hablar sobre su obra, Ríos sonríe mientras afirma: “Mi trabajo pretende hablar desde mi contexto como ciudadana colombiana, artista, mujer latinoamericana, que entiende el valor de la palabra, de la herencia, de las tradiciones y de  la importancia de escuchar a los mayores. Mi obra es un puente entre generaciones.”

La visita estará abierta hasta el 3 de enero en la biblioteca del Teatro Mayor Julio Mario Santodomingo, una exposición que nos invita a desconectarnos de nuestros móviles o computadores y viajar un momento por el tiempo, por el país y por la memoria de la familia.

Juliana Ríos Martínez es maestra en Artes Visuales de la Universidad Javeriana. Ha realizado dos exposiciones individuales y múltiples exposiciones colectivas en espacios como la Fundación Gilberto Alzate Avendaño, la Biblioteca Virgilio Barco, el Centro Cultural Gabriel García Márquez, Casa Cano, Salón Arte Joven Club el Nogal y Espacio 517 Montreal, Canadá, entre otros. Ganadora en el 2015 de la residencia artística del consejo de artes y letras de Quebec y recientemente ganadora de la residencia Sitka Art Fine Arts en Alaska, Estados Unidos.

¿Cuáles son las referencias que inspiran su obra?

Para crear imágenes hay que estar rodeada de ellas, por eso mi taller está lleno de recortes de periódicos, de postales y reproducciones de imágenes de Kathe Kollwitz, Débora Arango, Marlene Dumas, Paula Rego, Mary Cassatt, Leonora Carrington, Louise Bourgeois, Goya, Rubens, Rembrandt, el Greco, Sargent, Toulouse Lautrec, Balthus, Dix, Freud, Kentridge y muchos otros. Lo que me motiva a crear es la historia, mi familia y una fascinación por el arte. Soy melómana, me encanta el teatro y la fotografía de archivo.

Su exposición tiene una mirada optimista sobre la familia ¿cuáles son sus mejores recuerdos?

Me considero una persona muy afortunada en la vida y siento que parte de esa fortuna se debe al origen de mi familia. Los mejores recuerdos que tengo hasta ahora están relacionados con mis viajes y   justamente con la idea de visitar a la familia en las vacaciones. Yo me crie en Cali y vivo en Bogotá pero mi mamá es Guajira y mi papá del Quindío, así que desde muy niña he estado viajando.  Creo que no existía para mi nada más emocionante que en junio poder subir a un avión, ver el mar y escuchar las historias de mi abuela, mis tíos y mi mamá.  Y en diciembre viajar por carretera y cantar con mis hermanas y mis papás en carro hasta llegar a la finca.

Muchas de nuestras familias tienen un pasado oscuro ¿a quién o qué quisiera olvidar?

Para que exista una conciencia de la luz es importante entender la oscuridad.  Y si somos conscientes del pasado podemos vivir el presente con mayor intensidad y proyectar un futuro mejor. Yo quisiera poder recordar a todas las personas que se han cruzado en mi camino, pero la memoria es selectiva y terminamos recordando lo que realmente nos marca y define.

Estamos en un momento trascendental para el país ¿cómo aporta su obra a la construcción de paz?

Yo me siento en modo Reconciliación y estoy apostando desde mi obra a la idea de generar una identidad consciente. 

 

 

, La fuerza de la memoria, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/fuerza-de-memoria-articulo-672640, http://www.elespectador.com/noticias/cultura/feed, ELESPECTADOR.COM – Zodiaco, Cultura,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza – protección ambiental

La discoteca que quiere utilizar la orina de los hombres para crear fertilizantes

En un intento por ser más amigable con el medio ambiente, la sala de conciertos AFAS Live, en Ámsterdam, recogerá toda la orina de los hombres que asistan a sus encuentros musicales con el fin de convertirla en un fertilizante con altos niveles de fosfato.

La nueva apuesta de Holanda, uno de los países más comprometidos por combatir el cambio climático en el mundo, empezará a partir de enero de 2017. Cada gota que producen los baños del Heineken Music Hall recibirá un trato especial: la orina será almacenada en grandes tanques, luego será transportada a varias plantas de tratamiento de aguas residuales localizadas en Gooi y Vecht Amstel, en el este del puerto de Ámsterdam, y finalmente será convertida en un fertilizante.

De acuerdo con las estimaciones que tienen los organizadores de AFAS Live, la cerveza y la música son la combinación más efectiva para producir la orina. El pasado 2 de diciembre, por ejemplo, lograron recoger 4.125 litros en un concierto de Status Quo y si se pudiera hacer lo mismo con todos los habitantes de la capital holandesa, cada año se produciría fertilizante suficiente como para tratar el equivalente a 10.000 campos de fútbol en plantas.

La cerveza sería la mejor manera de aumentar la “producción” de orina dado su potencial diurético pues cada gramo de alcohol ingerido aumenta la excreción de orina en 10 mililitros. El fosfato resultanto se convierte después en estruvita, que actúa como estiércol y fertilizante para las plantas.

Otro proyecto similar, esta vez con el objetivo de ayudar a las comunidades más vulnerables,  durante el festival de música más grande que se celebra en Reino Unido, fue instalado un urinario público que transforma la orina en electricidad, la suficiente como para mantener encendidos los seis tubos led que iluminan el cubículo.

¿Cómo fue posible? científicos de la Universidad del Oeste de Inglaterra diseñaron un dispositivo que se instala en el interior de un contenedor al que llega la orina de los usuarios. El prototipo se basa en celdas de combustible microbianas que, como las pilas, tienen un ánodo y un cátado. Ahí dentro, las bacterias colonizan el electrodo del ánodo y actúan como un catalizador para que se descomponga la materia orgánica de la orina.

En colaboración con Oxfam y otras organizaciones, los investigadores están planeando probar estos urinarios en India o algunas regiones de África. Sobre todo en campos de refugiados, comunidades aisladas, escuelas y baños públicos que carezcan de luz.

“El propósito final es conseguir electricidad para iluminar los baños –y posiblemente también los alrededores– en zonas empobrecidas, así como aumentar la seguridad de mujeres y niños en países en los que deben salir de casa para hacer sus necesidades”, explicó Irene Merino, investigadora del equipo.

, La discoteca que quiere utilizar la orina de los hombres para crear fertilizantes, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/discoteca-quiere-utilizar-orina-de-los-hombres-crear-fe-articulo-672634, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/feed, ELESPECTADOR.COM – Medio Ambiente,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza

Bolsas de plástico, prohibidas en Puerto Rico a partir de este viernes

Puerto Rico se unirá este viernes a los países más respetuosos con el medioambiente con la entrada en vigor de la ley que prohíbe a los establecimientos comerciales la entrega de bolsas de plástico desechables a sus clientes.

Los ciudadanos de la isla que realicen sus compras se encontrarán con que en algunos establecimientos las bolsas de plástico que durante décadas les han acompañado no están disponibles, debido a la Ley para la Promoción de Bolsas Reusables y la Reglamentación del Uso de Bolsas Plásticas.

Aunque en teoría no habrá más bolsas desechables en tiendas, supermercados y otros establecimientos hay todavía, a horas de la entrada en vigor de la norma, dudas sobre si realmente desaparecerán las bolsas, habrá un periodo de transición o se evitará cumplir con la ley de forma rigurosa, por lo menos en un primer momento.

La ley señala que aunque los establecimientos no podrán entregar bolsas de plástico desechables a sus clientes estos sí pueden acudir a realizar sus compras con las que tengan almacenadas en sus hogares, a lo que se suma un periodo transitorio de 6 meses para las tiendas.

La Ley 247-2015, aprobada el 29 de diciembre de 2015, establece que a partir del 30 de diciembre de 2016, queda prohibido que los establecimientos comerciales en Puerto Rico proporcione bolsas plásticas desechables a sus clientes.

La legislación persigue reducir y minimizar el uso de las bolsas plásticas debido al impacto adverso que tienen para el medioambiente.

Como alternativa, los establecimientos comerciales entregarán o tendrán disponibles para la venta bolsas de tela u otro material que cumpla con las características establecidas en la ley.

Los establecimientos comerciales tienen además la obligación de informar a sus clientes sobre la aprobación e implantación de la norma.

El secretario del Departamento de Asuntos del Consumidor (DACO), Nery Adames, señaló sobre el asunto que se trata de una medida -impulsada por el Ejecutivo de Alejandro García Padilla que acaba este mes su legislatura- que busca la protección del medioambiente, ya que las bolsas de plástico se tardan en descomponer un mínimo de 100 años y sus componentes pueden contaminar aguas y suelos.

Adames aclaró que los comercios están obligados a ofrecer bolsas de papel o reusables, aunque podrán establecer un coste de venta.

Sin embargo, matizó que los establecimientos que tengan en inventario gran cantidad de número de bolsas dispondrán para agotarlo de un periodo de transición de 6 meses, en el que el DACO podrá orientar a las empresas sobre la mejor manera de llevar a cabo el cambio.

Quedan además exentos de cumplimiento de la norma los establecimientos que usan bolsas de plástico específicas para hielo y pan.

El periodo de transición termina el 1 de julio de 2017, fecha a partir de la cual las multas por infracción comenzarán con sanciones iniciales de 100 dólares, de 150 dólares por la segunda y 200 por cada violación posterior.

Según datos de la Autoridad de Desperdicios Sólidos (ADS) local, entre 2012 y 2015 se importaron desde Puerto Rico aproximadamente 1.700 millones de bolsas plásticas.

Las bolsas de plástico que llegan o se tiran al mar representan una amenaza para la vida marina al cubrir arrecifes de coral y provocar la muerte de aves y las tortugas como el tinglar y el peje blanco, que se ahogan al tragarlas, al confundirlas con sepias y calamares. 

, Bolsas de plástico, prohibidas en Puerto Rico a partir de este viernes, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/bolsas-de-plastico-prohibidas-puerto-rico-partir-de-vie-articulo-672607, http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/feed, ELESPECTADOR.COM – Medio Ambiente,


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Jose Raul Lopez Daza